Skip to main content
Última actualización: 29 de mayo de 2024
Inicio » Servicios » Noticias » ¿Hay avances en la recuperación del empleo?

¿Hay avances en la recuperación del empleo?

2 de septiembre de 2022
noticia

En el arranque del tercer trimestre del año, el mercado laboral moderó la creación de puestos de trabajo con un balance de sólo 8,604 nuevos puestos de trabajo en julio, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE). Esta es la cifra mensual más baja de incorporación de personas a la población ocupada en lo que va del año.

En línea con la baja creación de oportunidades laborales, los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) publicados este martes muestran que la población desocupada creció en 52,787 personas, lo que llevó la tasa de desocupación a un incremento de 0.1 puntos porcentuales para ubicarse en 3.4 por ciento.

“Aunque esto no es un sinónimo de deterioro en el mercado laboral, dado que el incremento en la tasa de desempleo se debe a una mayor participación laboral”, explicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

A pesar del ligero aumento en la tasa de desocupación, la tasa de desempleo extendido, que contempla además a las personas inactivas disponibles, se redujera de 14.0 a 12.3% respecto a junio. “Un nivel no visto desde marzo del 2020, cuando se ubicaba en 11.9% previo al impacto de la pandemia en el mercado laboral”, resaltó la especialista.

Las poco más 8,600 plazas creadas en julio son resultado del balance de las ganancias de 251,123 empleos en la formalidad y la reducción de 242,519 puestos de trabajo en la economía informal. Como resultado de esto, la tasa de informalidad de ubicó en 55.4%, lo que representa una reducción de 0.4 puntos porcentuales en el comparativo mensual.

“Sobre el primero, la cifra es mejor a los datos del IMSS, en donde se registraron 10,700 nuevas plazas. En este sentido, se puede inferir que los nuevos puestos ocurrieron en otras áreas, tales como trabajadores federales y estatales, así como en el ejército”, expuso Juan Carlos Alderete, director ejecutivo de Análisis Económico y Estrategia Financiera de Mercado de Banorte.

La poca creación de plazas durante el séptimo mes del año se debe a que el renglón de trabajadores independientes reportó la salida de 362,000 personas, lo que opacó el avance en el trabajo subordinado y el número de los empleadores. La clasificación que sumó a 211,000 personas, por su parte, fue el de quienes laboran sin salario.

A decir de analistas económicos, los resultados del séptimo mes del año pueden estar vinculados con factores estacionales como las vacaciones y el fin de los contratos en algunas industrias, principalmente en la construcción.

“Esto probablemente estuvo impulsado por factores estacionales, con los estudiantes ya sea en vacaciones o graduándose, además de las personas saliendo de vacaciones de verano”, apuntó Juan Carlos Alderete.

Además de esto, la tasa de condiciones críticas de ocupación se ubicó en 30.5% de la población ocupada. Este indicador representa la proporción de personas que trabajan menos de 35 horas a la semana por razones de mercado, más las que laboran más de 35 horas semanales con un ingreso mensual inferior al salario mínimo y las que trabajan más de 48 horas semanales percibiendo hasta dos salarios mínimos. En estas condiciones se encuentran 18.1 millones de personas.

Ganadores y perdedores en los datos del mercado laboral
Por sector, las actividades de agricultura fueron el principal motor de incorporación de personas a una ocupación con un crecimiento de 269,610 plazas. En un ritmo más bajo, el sector de servicios aportó 38,679 puestos de trabajo, con los subsectores de comercio, servicios profesionales, restaurante y gobierno reportando ganancias.

Sin embargo, el aumento de puestos de trabajo que tuvieron ambos sectores no alcanzó a compensar la pérdida de 319,827 plazas que se observó en las actividades industriales, principalmente en la construcción.

“La dinámica del mes se vio impactada por algunos fenómenos estacionales, como el cese de contratos en las actividades de construcción y algunos servicios, por lo que la tasa real tuvo un movimiento distinto”, señaló Marcos Daniel Arias Novelo, analista económico de Monex.

Por género la historia también tiene dos caras. Los poco más de 8,000 empleos creados en julio son resultados de un crecimiento de 268,991 en la fuerza laboral masculina, pero una reducción de 260,387 puestos de trabajo entre la población femenina.

A pesar de la moderación en el ritmo de creación de empleo, los analistas consideraron que los resultados de julio muestran señales positivas para el mercado laboral, al menos en términos generales.

“Los datos publicados contribuyen a la imagen de resiliencia que se va formando en torno al desempeño de la economía en el tercer trimestre, aunque habrá que esperar al resto de la información que se publicará en la semana para tener una idea más nítida”, opinó Marcos Daniel Arias.

En eso coincide Juan Carlos Alderete, pues aunque los resultados son positivos y se percibe que la recuperación puede continuar, se necesita más información para verificar si las ganancias son permanentes o estacionales, al mismo tiempo, los riesgos para el mercado laboral también aumentan.

“A pesar de posibles pérdidas pronto, creemos que la tendencia general de recuperación continuará el resto del año. Los efectos del apretamiento monetario global y el incremento de los miedos de recesión pueden impactar el ritmo de mejoría, aunque no frenar la tendencia”, destacó el especialista.

Con información de: El Economista