Inicio » Notas Linkedin » ¡Ni claro ni confuso: Todo lo contrario!

¡Ni claro ni confuso: Todo lo contrario!

1 de mayo de 2017
¡Ni claro ni confuso: Todo lo contrario!

Para los autores del manual de competencias “For your improvement” (Lombardo y Eichinger), “cuanto más elevado sea el puesto que se ocupe, más ambigua es la situación”. Además, comentan que “la mayoría de la gente inteligente, si dispusiera de tiempo ilimitado y del 100% de la información, podría tomar decisiones buenas y adecuadas”; claro está que casi nunca se nos presentan estas condiciones.

Una persona con el nivel equilibrado de manejo de situaciones ambiguas se caracteriza por:
•    Ser capaz de enfrentarse a los cambios de forma eficaz.
•    Adaptarse sin problemas.
•    Tomar decisiones y actuar sin contar con toda la información.
•    No se altera ante situaciones poco concretas.
•    No requiere concluir una tarea para seguir adelante.
•    Controla las situaciones de riesgo e incertidumbre.

Lee: ¿Tus jefes administran por capricho? Tips para superar el reto

En cambio, para Lombardo y Eichinger, una persona inexperta presenta algunos de estos comportamientos:

•    No le gusta el cambio o la incertidumbre.
•    No puede solucionar adecuadamente los problemas que no están claros y cuyas soluciones o resultados pueden ser confusos.
•    Puede que prefiera tener más datos que otras personas y más estructura que incertidumbre.
•    Prefiere las cosas claras y seguras.
•    Es una persona menos eficiente y productiva en situaciones ambiguas.
•    Se apura en terminar.
•    Puede tener una gran necesidad de terminar todo.
•    Puede gustarle hacer las cosas siempre de la misma manera.

Y una persona que hace uso excesivo del manejo de situaciones ambiguas actúa así:

•    Puede llegar a conclusiones sin la información suficiente.
•    Puede imaginar cosas inexistentes.
•    Tiende a no ser explícita y puede frustrar a los demás.
•    Puede ignorar los métodos formales de resolución de problemas.
•    Llega a prescindir de los antecedentes de una situación.
•    Puede equivocarse al preferir soluciones nuevas y arriesgadas en vez de soluciones confiables.

Te sugerimos leer: ¿Amistad con los jefes?: Pros y contras de la relación en las empresas

Recomendaciones
•    ¿Te sientes agobiado? Aprende a tomar medidas pequeñas y graduales, esto aliviará la tensión y te permitirá adquirir la habilidad para lidiar con lo incierto.
•    ¿Eres perfeccionista? Busca y encuentra el balance entre tus expectativas y la acción real. Cada semana trata de disminuir un poco la necesidad de tener toda la información y el control de tu lado. No siempre es posible tener la razón en todo.
•    ¿Atrapado en lo que sabes? Amplía tus horizontes, aprende algo nuevo y adquiere o renueva tus conocimientos a partir de la interacción con las ideas de otros.
•    ¿Eres desorganizado? Establece prioridades difíciles de ejecutar. Concéntrate en lo crítico de la misión y se más disciplinado.
•    ¿Te resulta confusa la definición de un problema? Aprende a hacer las preguntas adecuadas para definir la solución. Sigue metodologías para analizar cada problemática y esto ayudará a identificar las causas.

Fuentes consultadas: Lombardo & Eichinger. FYI: For your improvent. Estados Unidos: Korn Ferry International.