Inicio » Notas Linkedin » Lealtades… ¿Ocultas?

Lealtades… ¿Ocultas?

Lealtades… ¿Ocultas?

2 de mayo de 2017
Lealtades… ¿Ocultas?

Las llamadas lealtades ocultas aparecen cuando hay un cambio de liderazgo en un proyecto, dirección o área y los integrantes del equipo experimentan una fuerte conexión con el talento saliente. Se expresa a través de comportamientos como:

•    Evocación constante de la autoridad, conocimiento y experiencia del antiguo líder.
•    Resistencia hacia el líder nuevo, así como a las propuestas que plantea.
•    Desafío hacia la autoridad y la disciplina señaladas por el nuevo jefe.
•    Crítica permanente a las acciones emprendidas por el líder recién llegado.
•    Admiración al líder anterior a un grado cercano a la veneración.
•    Comunicación informal con el líder anterior para reportar las acciones del actual.

Estas conductas no pueden dejarse al azar o la casualidad porque llegan a tener impacto negativo relevante en el liderazgo del equipo y, sobre todo, en el logro de los resultados. Las expectativas pueden ser muy altas y se espera que el recién llegado asuma la responsabilidad cuente o no con la voluntad de sus colaboradores.

¿Hasta dónde puede llegar este fenómeno? A continuación, se exponen diferentes niveles o grados de afectación causados por las lealtades ocultas.

• Nivel 1 Confusión: Los integrantes del equipo no tienen claridad acerca de a quién deben reportar. Esto sucede en particular cuando el líder anterior fue promovido dentro de la empresa y sigue presente en el organigrama.

• Nivel 2 Resistencia: Los colaboradores están conscientes de que ha habido un cambio organizacional, pero experimentan un freno a su acción, retardando así la implementación del nuevo liderazgo, sus procesos y protocolos.

• Nivel 3 Añoranza: El equipo o alguno de sus elementos encuentra las ocasiones para recordar lo extraordinario que era el jefe/jefa anterior.

• Nivel 4 Desobediencia: Hay desafío a la autoridad como una constante. Se hace caso omiso a las indicaciones o estas se cumplen fuera de los estándares solicitados.

Te sugerimos: ¿Sabes cómo encarar la ambigüedad en Recursos Humanos?

• Nivel 5 Reporte punteado: Conducta en la cual uno o varios colaboradores, en conjunto o cada uno por su cuenta, mantiene comunicación informal e inapropiada con el jefe/jefa anterior, en detrimento de la nueva administración.

• Nivel 6 Sabotaje: Sobreviene cuando el reto a la autoridad es tan grande como para crear situaciones que abonen en contra de los objetivos del líder, de los proyectos y de los resultados. Puede comenzar por la simulación y desencadenar situaciones críticas.

• Nivel 7 Acoso laboral: El clima de tensión que se genera a partir de la falta de lealtad con el nuevo liderazgo pueden tener implicaciones graves a nivel humano. Estas se hacen evidentes cuando el acoso laboral o mobbing ejerce efectos sobre el jefe o la jefa. Puede llegar a evolucionar en desgaste del ejecutivo o burn-out.

• Nivel 8 Vulneración de confidencialidad: Reside cuando uno o varios colaboradores comparten información de la empresa con el líder anterior que trabaja para la competencia. Se rompen los acuerdos de privacidad y secrecía que existan por contrato. Esto exigen intervención de RH, jurídico y otras áreas de la empresa.

Te sugerimos leer: ¿Amistad con los jefes?: Pros y contras de la relación en las empresas

Recomendaciones
Si has detectado que en tu nuevo equipo de trabajo se está presentando el fenómeno de las lealtades ocultas, puedes optar por alguno de los caminos siguientes:

1. Solicitar apoyo al área de Recursos Humanos para diseñar una estrategia para asegurar el diagnóstico y una intervención oportuna.

2. Implementar una dinámica de seguimiento y monitoreo de logro de objetivos y análisis de comportamiento. Observa e indaga qué tipo de conducta asumen los colaboradores para llegar o no a las metas. A partir de la información obtenida, podrás desarrollar una estrategia más precisa con apoyo de RH. Aplica para los niveles de conflicto del 1 al 4.

3. Involucrar a las áreas de RH, jurídico, asuntos regulatorios, compliance o ética en caso de que el comportamiento de uno o más colaboradores se encuentra entre los niveles 5 y 8. Procesos como el sabotaje y la vulneración de la confidencialidad son graves y requieren tratamiento especializado.