Skip to main content
Última actualización: 19 de julio de 2024
Inicio » Servicios » Noticias » Vacantes fantasma: esto es lo que debes conocer sobre ellas

Vacantes fantasma: esto es lo que debes conocer sobre ellas

4 de noviembre de 2022
contrato

Las vacantes fantasma son ofertas de trabajo que se difunden sin que exista necesariamente un proceso de contratación abierto, pero que sí pueden tener un impacto entre las personas que están en búsqueda de una oportunidad laboral.

“Llevo meses en la búsqueda activa de trabajo, en lo personal he visto ofertas con más de 200 solicitudes que duran un par de semanas abiertas, luego la plataforma te avisa que el proceso está terminado. A los días, está publicada la misma oferta. Claramente hay empresas que sólo están llenando bases de datos”, compartió Makarena Herrera en LinkedIn. Este fenómeno que se observa en el mercado laboral tiene nombre y apellido: vacantes fantasma.

De acuerdo con especialistas consultados, las vacantes fantasma son ofertas de trabajo que no tienen el objetivo de contratar a una persona, o no de manera inmediata; los anuncios pueden estar activos por mucho tiempo, o bien, son desactivados y se vuelven a activar pocos días después.

Esta práctica está motivada por distintos factores, desde la intención de contar con una base de candidatos para futuras contrataciones hasta para conocer la oferta salarial y de beneficios de empresas que están en el mismo sector.

“Muchas veces las empresas buscan tener un benchmark para saber qué está haciendo la competencia, cuánto está pagando e incluso, las mismas empresas que se dedican a hacer estos comparativos, en vez de encuestar, colocan vacantes fantasma. Lo más curioso es que te contestan y a veces hasta te entrevistan”, comparte Dora Valdez, fundadora y directora de la firma Hubble.

De acuerdo con un estudio de Clarify Capital para explorar el fenómeno de las vacantes fantasma, un 50% de los gerentes que ha publicado este tipo de ofertas de empleo declara hacerlo porque “siempre están abiertos a nuevos talentos”, pero otro 43% reconoce que la intención es conocer las motivaciones de los candidatos y otro 43% admite que recurre a esta práctica para dar la sensación de que la empresa está en crecimiento.

“Creo que se están popularizando estas ofertas fantasma porque en algunas ocasiones están esperando al candidato uniforme que cubra todos los requisitos del perfil. Pero también puede ser porque están abiertos a nuevos colaboradores, pero no es una actitud que refleje la intención de encontrar a alguien”, señala Laura Anel Ambriz, académica de la Escuela Bancaria y Comercial (EBC).

El 40% de los gerentes consultados por Clarify Capital no esperaba contratar con sus vacantes activas hasta dentro de dos o tres meses después y un 10% reconoce que incorporará nuevos empleados hasta el 2023 a pesar de tener ofertas de empleo abiertas. La encuesta se realizó entre agosto y septiembre de este año.

“Ésta es una muy mala práctica que tienen algunas empresas que publican vacantes, aunque ya se hayan cubierto con alguien interno o con alguien recomendado. Lo hacen porque supuestamente a la empresa le ahorra dinero y tiempo tener a gente en la banca porque al final del día, cuando tienen otra vacante, tendrían que volver a abrir otro proceso y lo tienen que iniciar desde cero. Desafortunadamente muchas empresas hasta por política interna tienen esa directriz”, expone Ángel Macias Dircio, CEO de la firma Cahum.

¿Quién paga los platos rotos?

Las razones pueden ser muchas, pero todo desencadena de una cosa: la persona que busca empleo es la más afectada. “Simplemente es dejar a los candidatos en el limbo y es totalmente una pérdida de tiempo para ellos. Sabemos que los candidatos llegan a invertir hasta 30 minutos en cargar sus datos en los portales y es un tiempo que pueden invertir en otra oferta donde sí está abierto el proceso”, subraya Ángel Macías.

No decir la verdad tiene afectaciones para las personas, eso aplica también en las vacantes, añade Dora Valdez. En este sentido, la especialista indica que lo ideal siempre será colocar en la oferta de trabajo que se trata de una búsqueda de futuro talento, pero no hay un proceso abierto en ese momento.

“La honestidad es importante y así la gente sabe a lo que está aplicando, quizá una persona puede estar interesada porque se trata de una empresa en la que siempre ha querido trabajar y puede esperar. Pero sí es un compromiso de las empresas el colocar que se trata de una vacante de expectativa”, apunta Dora Valdez.

Anel Ambriz coincide en esta perspectiva, este tipo de anuncios pueden hacerle pensar a las personas que no están preparadas. “Es algo que afecta mucho y es un círculo vicioso, porque no te sientes tan preparado y reflejas algo distinto”.

Pero la especialista no descarta que esta práctica también pueda ser contraproducente para las empresas porque genera un mal historial que desencadena en malas recomendaciones por parte de los candidatos y, también, en una percepción de que el ambiente laboral es malo y por eso la vacante constantemente se difunde, por la alta rotación.

No eres tú, definitivamente son ellos

“Las empresas lo hacen parecer muy real, publican los empleos en portales y hasta te invitan a estar alerta de sus vacantes constantemente”, expone Ángel Macías. Sin embargo, en la experiencia del especialista, cuando una persona tiene un currículum a prueba de sistemas para el seguimiento de candidatos (ATS por su sigla en inglés) y en cuestión de minutos recibe un mensaje donde se notifica que no pasó el primer filtro del proceso, es muy probable que se trate de una vacante fantasma.

En este sentido, le recomienda a las personas buscar contactar a los reclutadores para preguntar sobre la oferta de trabajo o si tienen la posibilidad, platicar con un empleado de la empresa.

Por su parte, Dora Valdez aconseja poner atención en la información que tiene la vacante. “Cuando la oferta está muy escueta, no proporcionan nada de información, es demasiado básica o encuentras ese anuncio como un copy-paste en otros portales, no te dicen en qué ciudad es, cuánto te van a pagar, el nombre de la vacante es genérico y no te dicen en qué empresa es, es probable que sea una vacante fantasma”.

Además de lo anterior, para Anel Ambriz un punto importante es revisar si el anuncio está publicado en distintas plataformas y especialmente en bolsas de empleo que están dirigidas a distintos mercados, aunque también se caracterizan por el tiempo que tienen activas.

Con información de: El Economista.