Skip to main content
Última actualización: 14 de junio de 2024
Inicio » Servicios » Noticias » Home Office: ¿estamos metiendo reversa?

Home Office: ¿estamos metiendo reversa?

11 de noviembre de 2022
caffb a a babc bdfcedfe

En todas las economías del mundo se observa una reducción de la oferta de trabajo remoto, a pesar de que esta modalidad sigue posicionada como un elemento atractivo para las personas que buscan nuevas oportunidades laborales, de acuerdo con una nueva investigación de LinkedIn.

Estados Unidos es el caso más representativo, en abril de 2022 la oferta de vacantes con trabajo remoto alcanzó su pico más alto con casi 20% de todos los anuncios con home office, pero al cierre del tercer trimestre del año esta proporción se redujo a 15 por ciento.

“Esto refleja una tendencia que estamos observando en países de todo el mundo y es una señal probable de que el trabajo remoto ha alcanzado su punto máximo a medida que los empleadores buscan que los empleados regresen a la oficina”, señaló LinkedIn en un comunicado.

Sin embargo, en este mismo período las solicitudes de candidatos que buscan un trabajo remoto no han dejado de crecer. Esta tendencia también se observa en otras economías como Reino Unido, Alemania o la India, países donde la demanda de teletrabajo por parte de las personas llega a duplicar la oferta de las empresas.

En el contexto mexicano, la investigación de la red profesional muestra que el panorama económico actual pone en riesgo la flexibilidad laboral alcanzada con la pandemia. Los ejecutivos de grandes empresas reconocen retrocesos en nuestro país en tres campos: trabajo flexible, desarrollo de habilidades y bienestar de los empleados.

“Tradicionalmente, la flexibilidad y el enfoque en el desarrollo de habilidades son de las primeras cosas en desaparecer en tiempos de crisis, pero son claves para construir negocios diversificados y resilientes que puedan adaptarse a un México en constante cambio”, expuso Milton Beck, director general de LinkedIn en América Latina.

En este sentido, el ejecutivo advirtió que los líderes que den revés a la flexibilidad laboral y a la capacitación del talento corren el riesgo de desmotivar a sus colaboradores y orillarlos a buscar oportunidades de trabajo más atractivas. “Los empleados motivados son clave para obtener una ventaja competitiva, especialmente en un momento en que las personas ya están abrumadas por otras preocupaciones causadas por la incertidumbre económica”.

Aunque la investigación destaca que los salarios se mantienen a la cabeza como el elemento más valorado por las personas en una oferta de trabajo, el home office sigue entre los tres factores que más priorizan los candidatos.

“Incluso ante un futuro incierto, es interesante ver que los candidatos siguen dando gran importancia a dos áreas que han recibido mucha atención desde el comienzo de la pandemia: la conciliación y la flexibilidad laboral, incluido el teletrabajo. Espero que estos dos atributos sigan siendo factores clave en los próximos años”, consideró Jennifer Shappley, vicepresidenta global de Adquisición de Talento de LinkedIn.

Los propios líderes de negocio reconocen que los profesionales en México se muestran preocupados por las tensiones financieras debido al aumento del costo de vida (49%), ser despedidos por la situación de incertidumbre económica (44%), o verse en la necesidad de buscar un segundo empleo para tener mejores ingresos (39%).

Oferta de empleo podría ralentizarse

A nivel global, el ritmo de contrataciones ha disminuido en todas las economías en el último año. En México la incorporación de nuevo talento ha retrocedido 15% respecto de lo observado en 2021, esto posiciona a nuestro país como la tercera economía con más reducción de contrataciones, sólo por detrás de Brasil (15%) y la India (18%).

Los datos de LinkedIn apuntan a una pausa en los planes de contratación y coinciden con lo reportado por KPMG en sus perspectivas de CEO: el contexto económico podría frenar la incorporación de nuevos empleados en los próximos meses.

“Este año observamos un ritmo de crecimiento más lento, ya que la economía vuelve a tierra tras un aumento meteórico el año pasado durante una de las recuperaciones más rápidas hasta ahora. No obstante, la dinámica del mercado laboral sigue tensa. Así que, en muchos aspectos, los empleados aún están en una buena posición para exigir más a las empresas en cuanto a sueldo, flexibilidad y beneficios. Pero es probable que esta relación de poder se estabilice en los próximos meses”, opinó Karin Kimbrough, economista en jefe de LinkedIn.

De acuerdo con la red profesional, el contexto actual requiere que los líderes sean transparentes respecto de la realidad que vive la empresa, dándole claridad a los empleados sobre las prioridades comerciales a corto plazo. Además de esto, se recomienda a las compañías fomentar las conexiones entre colaboradores y fortalecer el compromiso, además de seguir con la apuesta del desarrollo de habilidades.

Con información de: El Economista