Inicio » Servicios » Actualidad RH » Metaverso y futuro del empleo: ¿hay viabilidad?

Metaverso y futuro del empleo: ¿hay viabilidad?

29 de julio de 2022
rh

“El metaverso abre nuevas posibilidades para repensar el mundo de las oficinas y el entorno laboral, introduciendo elementos de aventura, espontaneidad y sorpresa”, señala el ISDI. A través de su estudio Profesionales frente a la construcción de un futuro en el metaverso, la escuela de negocios digitales apunta que uno de los mayores impactos de los entornos virtuales será en el mundo del trabajo.

De acuerdo con la investigación, el 52% de las personas en México muestra una gran apertura a las posibilidades de interacción entre colaboradores a través del mundo virtual. Se denomina metaverso a todo el ecosistema de realidad virtual, un universo en el que no sólo se encuentran las gafas para experiencias inmersivas, también convergen las transferencias bancarias, el uso de avatares para interactuar y la compra y venta de NFTs, entre otros elementos.

De acuerdo con la investigación del ISDI, uno de los objetivos más ambiciosos que plantea el metaverso es la posibilidad de enviar un avatar o gemelo digital habilitado con inteligencia artificial a las diversas juntas que quitan tiempo a las personas para realizar de manera más eficiente su trabajo. El mundo virtual “revolucionará completamente nuestras vidas desde cómo trabajamos”.

La escuela de negocios le preguntó a las empresas cuáles son algunas de las ventajas del metaverso para el mundo del trabajo. Los encuestados consideran lo siguiente:

  • Mejorará la interacción de los colaboradores en un entorno híbrido (53%)
  • Generará mayor productividad (33%)
  • Implicará un ahorro de costos (24%)
  • Ayudará en la evaluación del rendimiento y comportamiento de equipos de trabajo (20%)
  • Facilitará anticiparse a resultados (17%)
  • Traerá una mejor conexión con los clientes (5%)
  • Ofrecerá nuevas experiencias de formación (5%)

“Las ventajas que representaría en los aspectos laborales podrían promover —tal como en su momento lo hizo al inicio de la pandemia, aunque con cierto escepticismo, el home office—, una mejora considerable en el desempeño de los empleados. El 33% de nuestros encuestados cree que el metaverso y sus herramientas podrían ayudarles a mejorar su productividad. Y es que el metaverso podría además servir para exponenciar la experiencia y la cultura de las organizaciones”, apunta el ISDI en su estudio.

La consultora Seidor estima que en entre los próximos dos y diez años se verán de manera generalizada en el entorno laboral los cambios que traerá la virtualidad en cuanto a interacción humana a través de avatares y que permitirán una mejor colaboración entre equipos sin importar el lugar donde se encuentren las personas.

En ese sentido, quienes todavía no han tenido una conversación en sus empresas en torno al mundo virtual consideran que es una realidad cercana. Los trabajadores jóvenes son los que muestran mayor interés en el tema, refiere la investigación de la escuela de negocios.

Desafíos y oportunidades del metaverso
Aunque los entornos virtuales se siguen percibiendo como una gran oportunidad para la interacción de usuarios con las marcas, ya es más frecuente que se perciban sus beneficios para otras aplicaciones vinculadas con el mundo de Recursos Humanos.

El 54% de los encuestados considera que las herramientas serán útiles para tener oficinas en las que cada colaborador pueda crear su avatar, pero un 39% ya visualiza que esta tecnología podrá aplicarse en procesos de selección y reclutamiento de personal.

“Los beneficios para los empleadores no pueden menospreciarse: podrán contratarse perfiles de cualquier zona del planeta en menor tiempo, el sesgo empático disminuirá, se mejorarán los procesos de capacitación, el flujo de información será más conversacional y el monitoreo de actividades será más preciso”, expone Héctor Torres, director de la Unidad de Negocios de TI de Seidor México.

Pero para que el metaverso implique más ventajas que desventajas en las estrategias de gestión de personas, el especialista considera que las empresas deben crear nuevos estándares para mantener la cultura, evitar daños emocionales en los empleados y asegurarse de que los tiempos para descansos y vacaciones sean los adecuados.

En línea con esto, el ISDI reconoce que aún “existen diversos obstáculos que van desde la infraestructura informática y los requisitos de energía para un metaverso laboral completo y funcional, hasta aspectos no tanto técnicos pero que van más orientados al rubro de los Recursos Humanos”.

Entre los desafíos que están en la cancha de la gestión de talento se encuentran el cumplimiento normativo y los riesgos de conductas inaceptables en el entorno virtual. “Lo creamos o no, el metaverso será otro mundo, en el que al igual que en la realidad que conocemos, deberá haber normas, reglas y conductas sociales”, subraya.

Con información de: El Economista