Inicio » Notas Linkedin » Inducción de talento: ¿cómo causar la mejor impresión?

Inducción de talento: ¿cómo causar la mejor impresión?

Inducción de talento: ¿cómo causar la mejor impresión?

8 de marzo de 2018
Inducción de talento: ¿cómo causar la mejor impresión?

Cada vez es más frecuente que la gente busque vivir experiencias. Este ha sido un gran cambio que se presenta en diversos sectores económicos e industrias. Sucede que más y más personas esperan tener una vivencia diferente, extraordinaria e inolvidable, en especial cuando se trata del consumo de bienes y servicios.

En Recursos Humanos, aunque no lo creamos, este fenómeno también está causando modificaciones en algunos procesos. Estas transformaciones se vuelven necesarias a medida que el talento humano, a la hora de ser integrado a la organización, llega a tener la idea de que también en la empresa hay preparada una bienvenida diseñada para producirle el llamado “efecto wow”.

La inducción es uno de los procesos clave que están quedando envueltos en estas circunstancias. Esto se debe, en gran parte, a que es el primer gran contacto de las personas con la organización, una vez que han pasado la etapa de reclutamiento y selección.

¿Cómo podemos causar la mejor impresión posible durante la inducción? Esta es una pregunta que se formulan más y más ejecutivos de Recursos Humanos. En estricto sentido, producir el mencionado “efecto wow” depende, en primera instancia, de que la empresa sea autocrítica y auténtica; es decir, que exista veracidad en lo que se comunicará a los nuevos colaboradores para que la primera impresión sea realmente extraordinaria.

La inducción es parte de un proceso más amplio que se conoce, por el término anglosajón, como on-boarding. En este sentido, significa ayudar a que una persona aborde la organización como si se tratara de un avión o cualquier otro tipo de nave. Para lograrlo se requiere de una tripulación muy bien entrenada que contribuya a que el nuevo colaborador tenga la mejor experiencia e impresión de la empresa.Para lograrlo, Recursos Humanos puede seguir las siguientes recomendaciones:

  1. Todo comienza con una historia: Haciendo un ejercicio de escritura, desarrolla en una página, paso a paso, cómo será la experiencia de inducción del nuevo colaborador. Piensa en todos los detalles, especialmente, en aquellos que le dejarán la sensación de que participó en algo extraordinario.
  2. Haz una prueba: Revisa este planteamiento inicial con tu equipo cercano y con algunos invitados de otras áreas. Te sorprenderá lo mucho que pueden servir sus opiniones para pulir la propuesta.
  3. Cuida los detalles: Prácticamente a todas las personas recibir un trato especial. Piensa en todo aquello que, sutilmente, puede mejorar la experiencia de la inducción.
  4. Elige los temas: Tomando en cuenta que este es un momento clave para el nuevo colaborador, elige cuidadosa y estratégicamente los contenidos que le compartirás.
  5. Utiliza transiciones: El valor de las experiencias sí radica en el contenido, pero más aún, en el estado emocional que genera. Utiliza cambios con cierto impacto que dejen una huella emocional en el nuevo colaborado para que se conecte con una idea, un suceso o una aspiración.

 Pon en práctica estas recomendaciones, revisa los resultados y mejora paso a paso.

Fuente: Amedirh