Inicio » Servicios » Actualidad RH » Trabajo flexible, ¿se podrá evitar la transgresión de horarios?

Trabajo flexible, ¿se podrá evitar la transgresión de horarios?

25 de febrero de 2022
man with glasses works laptop dark

La implementación improvisada del teletrabajo a raíz del impacto de la pandemia ha sido en buena medida la responsable de que el trabajo remoto desdibuje las jornadas laborales e incremente las horas de trabajo.

El home office pasó de ser una tendencia a una necesidad para muchas organizaciones frente a la pandemia. Ante las medidas de confinamiento y las restricciones económicas, el teletrabajo se posicionó como una vía para mantener las operaciones, sin exponer a las personas a los contagios. Sin embargo, la acelerada implementación de esta modalidad también desdibujó las jornadas laborales.

A nivel global, el teletrabajo generó un incremento de 148% en el tiempo destinado a reuniones virtuales por semana, de acuerdo con el índice de Tendencia Laboral de Microsoft WorkLab. En esa misma línea, el home office y sus efectos en los horarios de trabajo provocó un aumento de 42% en los chats de las personas fuera de la jornada laboral.

“Los trabajadores sienten la presión de mantenerse al día. A pesar de la sobrecarga de reuniones y chats, el 50% de las personas responde los chats de Teams en cinco minutos o menos, un tiempo de respuesta que no ha cambiado año tras año. Esto demuestra la intensidad de nuestra jornada laboral, y que lo que se espera de los empleados durante este tiempo, ha aumentado significativamente”, se destaca en el reporte.

En México la realidad del mercado laboral no es distinta. Una encuesta de la Asociación de Internet MX y OCC Mundial identificó que cuatro de cada 10 empleados han trabajado entre 9 y 12 horas en home office.

Parte de este fenómeno se debe a que el teletrabajo se implementó sin modificar procesos, culturas organizacionales o desarrollar nuevos liderazgos. En ese contexto, síndromes como la juntitis se han hecho presentes, reuniones que en muchas ocasiones se traducen en tiempo perdido para las personas, o bien compensa las horas ahorradas por el tráfico. Como lo establece la Ley de Bartleby: el 80% del tiempo en reuniones del 80% de las personas es desperdiciado.

En opinión de Cecilia Mansilla, experta en Liderazgo de Udemy, el trabajo remoto demanda mayor organización, como el diseño de organigramas de trabajo que permitan delimitar rutinas laborales fijas y evitar exceder los horarios de trabajo.

En esa misma línea, apunta la especialista, es importante establecer un trabajo por objetivos, para que el desempeño de una persona no se mida por las horas que trabaja, sino por las metas que cumple.

“En la era digital ya no funcionan los seguimientos detallados, sino la medición de resultados. Por supuesto, es necesario estar disponibles y acompañar al trabajador en lo que necesite para lograrlo, pero no vamos a controlar cada paso”, puntualiza.

La regulación del home office en México

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el home office es una modalidad que será adoptada de manera permanente sólo por el 5.7% de las empresas en el país, aunque esta proporción llega hasta el 30.4% en el caso de las grandes compañías.

La reforma de teletrabajo en México cumplió su primer año de vigencia. La regulación estableció las nuevas reglas para el trabajo remoto, entre ellas, definió que las condiciones deben quedar planteadas en un contrato, entre ellas, la duración y la distribución de los horarios laborales. El único requisito en este aspecto, es que las jornadas no excedan los máximos legales, es decir, que no sobrepasen las 48 horas a la semana. (LFT, art. 330-B)

Además, se incluyó en la Ley Federal del Trabajo el derecho a la desconexión digital en el home office; es decir, que las personas no tengan la obligación de responder mensajes o realizar tareas después del horario de trabajo acordado en su contrato.

Sin embargo, el Termómetro Laboral de OCC Mundial detectó que el 64% de los empleadores afirma que es difícil respetar la desconexión digital en algunas posiciones, porque las responsabilidades exceden la jornada de trabajo.

La implicación de la desconexión después de la jornada laboral, entre otros temas, deberá quedar especificada con mayor puntualidad en la Norma Oficial Mexicana (NOM) de teletrabajo que elabora la Secretaría del Trabajo junto con diversos organismos de la sociedad civil para regular aspectos de ssalud y seguridad en esta modalidad laboral y que por ley debe ser promulgada en julio de este año.