Inicio » Servicios » Actualidad RH » Prepárate: cinco padecimientos que pueden derivar del estrés laboral

Prepárate: cinco padecimientos que pueden derivar del estrés laboral

21 de abril de 2022

En algunos casos, el estrés laboral puede ser sólo el principio de una larga lista de afectaciones tanto físicas como mentales provocadas por malas condiciones de empleo. Sentirse estresado por el trabajo es una respuesta a las presiones y demandas laborales.

De acuerdo con una investigación de 1DOC3, una plataforma de teleconsultas médicas, las personas que presentan estés laboral, dependiendo de su severidad, pueden llegar realizar sus actividades de manera deficiente, ser inoperantes en sus funciones, tener un mayor promedio de ausentismo, e incluso poner en riesgo su seguridad y la de otros colaboradores.

“El estrés es la respuesta que tenemos como seres humanos ante algo que nos causa un estado de alerta. El estrés es algo que sucede de manera natural, pero durante años nos acostumbramos a que se trata de una respuesta de alarma para buscar la supervivencia de agentes externos, como un León”, explica Denise Caltum, directora de P3Program, un programa de bienestar empresarial.

De manera diaria y en buena medida por el trabajo, las personas están expuestas a situaciones estresantes. “Como si todo el día nos estuviera persiguiendo un León y es ahí donde el estrés empieza a ser algo preocupante, porque la secreción de distintas hormonas provoca que nuestro cuerpo esté en preocupación constante a nivel mental”, expone la especialista.

Al menos en parámetros de tiempo, la exposición al estrés laboral no debe ser mayor a cinco días a la semana y ocho horas al día, indica Jorge Mérida, socio creativo de la consultoría ADN Wellbeing. Cuando la persona siente que el estrés la supera o rebasa sus recursos, significa que la intensidad es muy alta.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS),  cuando el estrés es significativo entre la fuerza laboral, se pueden presentar reacciones fisiológicas (presión arterial alta), emocionales (irritación), cognitivas (problemas de memoria) o conductuales (agresividad).

En ese sentido, las 5 enfermedades más comunes causadas por el estrés laboral son:

  1. Depresión:

La depresión está vinculada con el burnout, el estrés laboral crónico, según 1DOC3. Cuando un trabajador tiene este padecimiento, no sólo hay afectaciones en su entorno personal, también hay un impacto negativo en su desempeño laboral. Aunque la depresión puede detonarse por diversas causas, los ambientes y condiciones de trabajo pueden ser un factor importante por la desmoralización, desilusión y agotamiento emocional que implican.

2. Presión arterial alta

La OMS reconoce que las alteraciones cardiovasculares tienen un vínculo con el estrés laboral. De esta manera, las condiciones de empleo desfavorables pueden generar problemas en la presión arterial debido a la exposición prolongada al estrés laboral.

3. alteraciones metabólicas

El estrés laboral puede alterar el apetito y el hambre, afectando en gran medida al metabolismo, además de generar un retraso en la digestión. Los malos hábitos alimenticios, como una alimentación inadecuada o sin un control en los horarios, puede estar también influida por el estrés ocasionado en el trabajo.

4. Desordenes músculo esqueléticos

Aunque las fracturas y lesiones siempre se han vinculado con problemas físicos, hay evidencia de que los factores de riesgo psicosocial que causan afectaciones en la salud mental, como el estrés o el insomnio, también pueden generar dolores en espalda, cuello y hombros. Los especialistas de 1DOC3 refieren que la tendencia a sentirse sobrecargado de trabajo, así como también la realización de tareas repetitivas y el estrés constante en el ambiente laboral, se traduce en dolores de nuca y cuello.

5. Alcoholismo

En situaciones de estrés prolongado, el alcohol puede ser la ruta de escape para algunos trabajadores por el alivio temporal que brinda, pero su consumo periódico puede desencadenar en un nuevo problema: alcoholismo. Se sabe que, las actividades laborales rutinarias y monótonas, la insatisfacción laboral, largas jornadas y poco descanso, pueden ser condiciones de peso para el consumo de sustancias como el alcohol.

Estrés en la mente, ¿O en el cuerpo?

A diferencia de la relación natural entre el estrés y la salud mental que tenemos actualmente familiarizada, Jorge Mérida subraya que los primeros efectos documentados del estrés son afectaciones físicas.

“Justamente las primeras investigaciones donde se documenta que el estrés laboral genera enfermedad, es en las enfermedades cardiovasculares como la hipertensión o infartos. Ya después se documentó que también contribuye a la aparición de trastornos músculo esqueléticos y hasta después se hizo esta documentación de que afecta a la salud mental también”, puntualiza.

El estrés es una respuesta para modificar el ambiente, señala Jorge Mérida. En esa intención de cambiar las cosas, el cuerpo genera hormonas que pueden modificar la tensión arterial. “Esto es para que la sangre vaya a los músculos o que el corazón empiece a latir más fuerte, la redistribuye para que llegue mucha sangre al cerebro, porque es nuestra forma de prepararnos para la acción”.

En ese tenor, cuando las personas están expuestas constantemente al estrés laboral, esto puedo provocar que a largo plazo se registren niveles altos de tensión arterial frecuentemente y, como resultado, que se desarrolle un cuadro de hipertensión arterial.

Cuando e león esta trabajando

Denise Caltum afirma que si las personas han sufrido de dolor de cuello, acidez estomacal o presión alta, es señal de que el estrés está afectando en el aspecto físico. Estos padecimientos se vinculan con el estrés laboral, explica la especialista, cuando las preocupaciones y el estado de alerta está relacionado con pendientes en el trabajo o bien, con la interferencia del mismo con la vida personal. Es decir, cuando el León está en el trabajo.

“El estrés durante cierto tiempo y de manera adecuada puede ser benéfico para ser más productivos, pero si la respuesta al estrés es constante y no logramos encontrar espacios de desconexión, es cuando el trabajo está afectando nuestra salud. Es importante porque es la manera en la compensamos el estrés con una respuesta adecuada, para mandarle la señal a nuestro cuerpo de que podemos descansar, el león ya se fue”, apunta la especialista.

Jorge Mérida coincide en la importancia de tener pausas y espacios que permitan gestionar el estrés laboral. Pero también considera que el estrés no sólo debe estar vinculado con la salud mental, sino también con la física.

“Debemos reconocer que el estrés es una reacción de todo nuestro organismo. Es por eso que es muy importante que en los centros de  trabajo se tenga esta rutina para identificar el estrés o si no se cuenta con la metodología, detectar lo que desencadena el estrés”, opina el especialista.

Los especialistas de 1DOC3, puntualizan que la exposición constante al estrés de manera intensa y prolongada, en la mayoría de los casos, se debe a que los trabajadores no tienen oportunidad para liberar la tensión. En otras palabras, no hay tiempo o los medios para recuperarse. “Lo que se traduce en que, de manera eventual y a mediano o largo plazo, comiencen a aparecer desórdenes a nivel mental, físico o incluso causar alteraciones o cambios al sistema inmune”.

Con información de: El Economista