Inicio » Servicios » Actualidad RH » ¿Pone ómicron freno a cambios en centros de trabajo?

¿Pone ómicron freno a cambios en centros de trabajo?

21 de enero de 2022
Omicron

El 87% de las grandes empresas en el país ya tenía diseñado nuevos modelos laborales para 2022, pero no se los han comunicado a sus trabajadores. La razón: el aumento de contagios por la nueva ola de Covid-19.

Las empresas tienen planeados cambios extensos para este 2022 en cuanto a formatos de trabajo, pero tendrán que esperar. La nueva ola de contagios de Covid-19 por la variante Ómicron pausó la implementación de los nuevos modelos laborales.

“Lo que hemos visto con algunas organizaciones es que justo en diciembre iban a comunicar los cambios que entrarían en vigor en enero, esas formas de trabajo híbrido. Sin embargo, Ómicron hizo que pusieran un freno de mano”, afirmó Carolina González, socia líder de la práctica de Performance para People Advisory Services de EY para Latinoamérica Norte.

Durante el foro El futuro del trabajo: ¿Cómo conectarlo con la experiencia del empleado?, la especialista subrayó que para este año muchas organizaciones ya cuentan con los esquemas laborales que implementarán para mantener la flexibilidad, pero el incremento en los contagios generó un retorno a modelos observados en 2020, como el trabajo remoto a tiempo completo.

De acuerdo con una encuesta global de EY, el 83% de las empresas ya tiene planificadas sus acciones para transitar hacia la nueva normalidad poscovid, pero la mayoría no ha comunicado a su fuerza laboral los cambios previstos. El repunte en los contagios es la razón de esta falta de comunicación.

Hasta ahora, el modelo híbrido es el formato más popular. El 79% de los empleadores anticipa que este esquema cambiará al menos moderadamente y un 57% describe la filosofía de regreso a la oficina como «híbrida».

En el diseño del nuevo modelo de trabajo, expuso Carolina González, las organizaciones deben considerar al menos seis componentes:

  • Cultura y aprendizaje, que incluye desarrollar tanto la mentalidad como las competencias para transitar a nuevas formas de trabajo
  • Reimaginar los roles para determinar las posiciones y las nuevas oportunidades que surgirán en torno a la flexibilidad laboral
  • Espacios de trabajo. Las organizaciones deben evaluar su huella inmobiliaria en cada mercado y crear un enfoque de trabajo desde casa.
  • Tecnología de trabajo remoto para habilitar una oficina en casa donde se pueda planificar, colaborar, intercambiar archivos y capacitarse
  • Cumplimiento. Las empresas deben tener en cuenta las regulaciones locales que aplican para los nuevos formatos de trabajo.
  • Análisis de la fuerza laboral que permita medir la productividad en los nuevos esquemas laborales.

“Si ponemos en una balanza en dónde y qué hora trabajo, el 40% de la gente quiere flexibilidad en el lugar de trabajo y el 54% prefiere en el horario. Ese es un punto bien relevante que no se había comunicado y es importante conocer a detalle a la fuerza laboral”, expuso la especialista.

El análisis global de EY muestra un optimismo de los empleadores con respecto a los cambios significativos de los modelos de trabajo que produjo la pandemia. Pero también se perciben riesgos al transitar a estos nuevos formatos, como lo es la inequidad con los trabajos que requieren un horario y espacio fijo, la cultura y colaboración o el desarrollo de talento en las próximas generaciones.

El futuro del trabajo y las oportunidades
EY estima que en 2024 en México se requerirán siete trabajadores para empleos digitales por cada talento tecnológico que se tiene en la actualidad. La pandemia ha acelerado tendencias, la digitalización y automatización son parte de ellas.

“Las seis tendencias que marcarán a estos nuevos profesionales que estarán en las organizaciones, serán la robotización inteligente de procesos, la hiperautomatización para atender 24 por 7 al cliente, el aprendizaje automático como para predecir qué es lo siguiente que querrá el cliente, todas las tecnologías de reconocimiento fácil y de sentimientos, la minería masiva de procesos y el conversational commerce”, puntualizó Jaume Sués, socio de Tecnologías Emergentes y Automatización Inteligente de EY para Latinoamérica Norte.

En ese sentido, el especialista expuso que en la actualidad el 50% de las posiciones de una organización se pueden automatizar con tecnología que ya existe.

“En México en los próximos cinco años habrá unos 6 millones de puestos de trabajo repetitivos que se automatizarán y darán lugar a unos 7 millones de puestos de ingeniería de datos, de automatización inteligente y profesionales que mejorarán la productividad de las compañías quitándoles la talacha y digitalizándolas”, apuntó el especialista.

Con información de El Economista.