Inicio » Notas Linkedin » “Al diablo con todo”: ¿Qué se oculta detrás de la insatisfacción laboral?

“Al diablo con todo”: ¿Qué se oculta detrás de la insatisfacción laboral?

“Al diablo con todo”: ¿Qué se oculta detrás de la insatisfacción laboral?

28 de marzo de 2017
“Al diablo con todo”: ¿Qué se oculta detrás de la insatisfacción laboral?

De la frustración a la insatisfacción
El contenido de la conversación se repite en decenas de entrevistas con colaboradores de todos los sectores. En ellas, aluden que no saben cómo explicarlo, pero experimentan ‘un no sé qué’ que no los deja en paz. Reconocen que esta energía inexplicable que los rodea les hace sentir desconcentrado y, por tanto, no pueden enfocarse en el logro de los resultados que se espera de ellos.

Algunas personas logran reconocer y darle nombre a esta sensación. Se trata de la frustración que se acumula cotidianamente debido a dos factores relevantes, aunque no sean los únicos:

•    Objetivos que son muy demandantes.
•    Baja tolerancia ante la imposibilidad de cumplir con el objetivo de acuerdo con cierto conjunto de expectativas.

Los objetivos y las metas tienen como función establecer cuál es el destino final del emprendimiento de una estrategia, materializada a través de un proyecto. Para obtener un logro se utilizan metodologías, propuestas logísticas, cronogramas y se prevé el marco de necesidades a satisfacer en el camino.

Lee: “¡Renuncio!: Conoce los 7 estilos de renuncia que usan los empleados”.

Lo que nadie toma en cuenta es que el factor humano genera expectativas que, en ocasiones, llegan a ser irreales. Por ejemplo, querer concluir los proyectos con resultados óptimos desafiando la realidad expresada a través del presupuesto, el tiempo o la calidad.

Como resultado de esta dinámica perversa, las personas involucradas en un proyecto desafiante, experimentan ansiedad, tensión, falta de paz y una profunda insatisfacción. En estas circunstancias, la fuerza de trabajo merma en intensidad y efectividad, lo que supondrá, tarde o temprano errores.

La insatisfacción produce otro micro-clima laboral en cada colaborador. En la mente se genera un discurso interno que confronta de tal manera que la gente en verdad llega a considerar, seriamente, que el trabajo, el centro laboral, el jefe o los compañeros, son la fuente que origina la incomodidad y la falta de confort. Al fin y al cabo, todos quisiéramos sentirnos relajados y que la actividad simplemente fluya.

Lee: “El lado oscuro de los equipos de trabajo, ¿realidad o ficción?”.

Cuando el trabajador manda todo ‘al diablo’
El demonio del presentismo es una de las fuerzas ocultas que mueven las dinámicas organizacionales. De acuerdo con un estudio realizado en 2016 con 8 mil trabajadores de Brasil, Canadá, China, Japón, Corea, México, Sudáfrica y los EU, el 1.2% del PIB de un país se pierde debido a los trabajadores con que acuden al centro laboral mientras presentan algún rasgo de depresión.

La investigación, llevada a cabo por la Escuela de Londres de Economía y Ciencias Políticas (LSE) reveló que la depresión representa un costo para México de más de $14 billones de dólares en pérdidas de productividad expresadas como ausencia del trabajo y asistir con sintomatología. Además, de acuerdo con el reporte, en especial, la depresión relacionada con el presentismo cuesta a México alrededor de $11.3 billones de dólares.  

Mal humor, irritabilidad, falta de concentración, lentitud para completar las operaciones habituales y mal uso de internet o los medios de comunicación como el teléfono son algunos de los síntomas asociados al presentismo.

Acción sugerida para RH:
¿Cuentas con un plan de atención para la depresión, el presentismo, el manejo de la frustración o el monitoreo de indicadores de insatisfacción laboral?

•    Elabora un diagnóstico de la situación. Es importante auxiliarse con el servicio médico de la organización.
•    Diseña una intervención. Con los indicadores resultado del diagnóstico, establece cursos de acción para mitigar los efectos de la insatisfacción en la productividad.
•    Realiza seguimiento. Siempre hay casos especiales, así que será conveniente contar con medidas de observación e intervención más cercana a ciertos colaboradores con situaciones más graves de improductividad a causa del presentismo.
•    Comunica. La organización debe conocer lo fundamental sobre esta problemática a fin de prevenir sus consecuencias.
•    Establece acciones estándar. La mejora continua se basa en el uso de acciones correctivas y preventivas.
•    Capacita a tus líderes. Investiga y comparte mejores prácticas para detectar y abordar los casos de presentismo laboral por depresión, frustración o insatisfacción.

Fuentes: Forbes, Escuela de Londres de Economía y Ciencias Políticas (LSE) y Amedirh.