Inicio » Servicios » Noticias » ¿Se está reactivando realmente el empleo formal? Así cerró 2021

¿Se está reactivando realmente el empleo formal? Así cerró 2021

7 de enero de 2022
Empleo formal

El empleo formal en el país cerró 2021 con 20 millones 620,148 trabajadores registrados ante el IMSS, superando su nivel prepandemia (febrero de 2020), cuando el registro fue de 20 millones 613,536, es decir, una diferencia de únicamente 6,612 nuevos trabajadores. Especialistas coinciden en que si bien el mercado laboral cierra con una leve mejoría, aún le falta mucho para recuperarse e incorporar a la población que cada día se va añadiendo a la Población Económicamente Activa (PEA).

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), durante diciembre se perdieron 312,902 plazas laborales. En su reporte mensual, que ahora se hará público el día 5 de cada mes por acuerdo con el INEGI, detalla que los puestos de trabajo que se cancelaron este diciembre de 2021 fueron en su carácter de permanente, en donde se encuentran el 69% de las bajas laborales.

Así, respecto al año pasado, los puestos de trabajo permanentes sufrieron una caída mayor de 13%; mientras que en el caso de los eventuales las cancelaciones fueron superiores en 11% a la registrada en el mismo mes de 2020.

De acuerdo con el reporte mensual del IMSS, cada fin de año, de manera estacional, hay más cancelaciones que contrataciones; así en diciembre de 2019 se dieron de baja 382,210 puestos de trabajo, siendo el peor año de la década; mientras, al cierre de 2020 la pérdida empleo fue de 277,820 plazas.

Para frenar la caída de empleo cada año, el gobierno federal apostó a reformar la Ley Federal de Trabajo en materia de subcontratación, pues estimó que quienes daban de baja a la mayoría de los trabajadores eran las empresas de outsourcing. No obstante, los cambios que entraron en vigor en abril de 2021, se siguen presentando como un fenómeno estacional.

Pese a ello, el IMSS informó que “en 2021 se registró un aumento de 846,416 puestos, lo que implica el incremento más alto en toda la historia del Instituto y es equivalente a una tasa anual de 4.3 por ciento”.

Al respecto, Iván Arias, director de Estudios Económicos de Citibanamex, destacó que “si se eliminan los factores estacionales para hacer comparativos de manera adecuada, estimamos que en diciembre hubo un crecimiento del número de trabajadores asegurados .4%, mayor al .3% observado en los cuatro meses anteriores, en ese sentido, es un dato positivo”.

Agregó que parte de esta aceleración del registro de empleados en el IMSS está relacionado con la entrada en vigor con la nueva ley en materia de subcontratación, “que ha incentivado que las empresas registren a los trabajadores que tenían contratados, y que posiblemente no estaban inscritos ante el IMSS”.

Mercado laboral formal, lejos de la recuperación: especialistas
Especialistas consideraron que si bien, de manera anual, el crecimiento fue de 4.3%, aún está lejos de la recuperación del empleo formal tras el impacto por la pandemia.

Valeria Moy, directora general del IMCO, comentó que en 22 meses sólo se han logrado 6,612 plazas laborales, “antes de la pandemia, en febrero de 2020 -casi dos años- había 20 millones 613,536 trabajadores formales registrados ante el IMSS. Al cierre del año pasado hubo 20 millones 620,148, lo que muestra que el mercado laboral todavía le falta mucho para recuperarse e incorporar a la población que cada día se va añadiendo a la población económicamente activa que rondan 1.2 millones de personas”.

María Fonseca, directora del Instituto de Familias Empresarias del Tecnológico de Monterrey, comentó que los puestos generados durante el año, y que marcaron una generación histórica en el mes de noviembre, con 165,463 plazas laborales, “no alcanza a saldarse o a nivelarse la demanda de empleo; se ha venido activando, pero no de manera cómo se esperaría después de tantos meses de contracción”.

Destacó que la cancelación de plazas en diciembre “es un efecto de fin de año, de una economía interna que empezó a mostrar crecimiento, pero no lo suficiente para generar más puestos de trabajo; además de que ciertamente es un efecto de esta ley (en subcontratación) que entró en vigor y que obligó a muchas empresas a dejar de tercerizar, y por lo tanto, ya sea incorporar a los colaboradores de manera directa y esa incorporación obligó a que hicieran ajustes atendiendo a la competitividad o al mejor desempeño financiero de las empresas”.

Puntualizó que no sólo por querer hacer el trabajo con menos personal, sino por los retos que implican el estar con una inflación por encima de los objetivos o de lo esperado y con precios del petróleo también.

Con información de El Economista.