Skip to main content
Última actualización: 24 de mayo de 2024
Inicio » Servicios » Actualidad RH » Temporada de cambios: ¿sobre qué debemos estar alertas de cara al 2023?

Temporada de cambios: ¿sobre qué debemos estar alertas de cara al 2023?

25 de noviembre de 2022
fed fb bec cacba

La desaceleración del mercado, el desequilibrio en la oferta de empleo y la cautela en los planes de contratación de las empresas son por lo menos tres condiciones que nos hacen suponer ya la formación de tormentas con gran potencial de turbulencia económica y social. Pensemos en México, ¿qué está sucediendo en el entorno y cómo podría estar afectando a la gestión de talento?

Aunque por distintas causas, los anuncios de despidos de cientos o miles de personas en Twitter y Facebook, las redes sociales de amplio alcance global, nos indican que pudiera avecinarse algo más que el resultado de las intempestivas decisiones de sus líderes.

El mercado nos está brindando los datos y quienes estamos al frente de empresas y equipos debemos tener la habilidad para conectar los puntos, plantearnos escenarios e hipótesis para reforzar pronósticos y estrategias de acción.

Conversando con CEOs de diversas compañías, me encuentro con tres aspectos que al mismo tiempo ocupan el lugar de preocupaciones, prioridades y desafíos:

  • El mercado exhibe signos de desaceleración y contracción.
  • Prevalece mayor oferta de talento que vacantes.
  • Gran cautela en los planes de expansión y adquisición de personal.

Éstas son por lo menos tres condiciones que nos hacen suponer ya la formación de tormentas con gran potencial de turbulencia económica y social. Pensemos en México, ¿qué está sucediendo en el entorno y cómo podría estar afectando a la gestión de talento?

  • Mayor inflación, alza de precios y menor poder adquisitivo.
  • Aumento previsible al salario mínimo al inicio del año.
  • Reforma laboral en el plazo mínimo de vacaciones con los costos hundidos que significa.
  • Incremento en el volumen de las liquidaciones de personal.
  • Incertidumbre en el manejo del sistema de ahorro para el retiro.
  • Cumplimiento de fechas críticas en negociaciones de contratación colectiva.

Ninguno de ellos es un asunto menor ni lo único. Pensemos, por ejemplo, que mientras nuestra gente apalancará sus compras de fin de año en créditos con tasas de interés más elevadas, en las empresas comienza a haber dificultad para asegurar la permanencia y promoción de talento.

¿Cómo te estás preparando?
Fortalecer los planes de compensación y beneficios, o bien, robustecer las propuestas de valor al empleado (EVP por sus siglas en inglés) es un objetivo ineludible en tiempos donde el mercado es frágil. Vienen meses donde los hechos se impondrán encima de las promesas y reconectar con nuestra gente será todavía más difícil.

Recordemos que tanto las prestaciones como los beneficios flexibles se basan en la fortaleza económica de la organización, por tanto, no se pueden utilizar indiscriminadamente como “programas” para mantener a fuerza el clima organizacional, la buena opinión de los colaboradores y la marca empleadora.

¿Qué sucederá entonces si nos enfrentamos a un año económicamente complejo y en el que incluso podríamos obtener resultados financieros lejos de la categoría sobresaliente de otras épocas? Desde Recursos Humanos habría que hacer una revisión inmediata de algunos temas clave:

  • Planear la demanda: el mercado y el volumen de producción de bienes o servicios manda. Debemos reorganizar o ajustar las metas de adquisición y desarrollo de talento al ritmo que nos dictará la economía.
  • Dosificar la adquisición de talento: tendrá que ser más estratégica, calculada y medida. Probablemente durante el 2023 no habrá margen amplio de maniobra para contratar un alto volumen de talento, por lo que se tendrá que elegir con más agudeza entre traer a la gente correcta de fuera o encontrar a la gente idónea entre la gente del equipo. El apoyo que podemos tener con Inteligencia artificial agrega valor en la toma de decisiones.
  • Reconocimiento y compensación: será un año en el cual la validación y el reconocimiento a los logros serán divisas importantes, pero serán apreciadas si y sólo si vienen acompañadas por estímulos. Por tanto, debemos invertir en diseñar aquéllos que, siendo de bajo costo o impacto financiero, nos permitan ganar en compromiso y vínculo emocional con los colaboradores. La flexibilidad es una gran moneda de cambio.
  • Entrenarse y reinventarse: más empresas están rediseñando el tablero de ajedrez de los recursos humanos y, ahora, el talento tiene que entrenarse para fluir por mejores vías de desarrollo y, además, hay que reinventarse para moverse a otra posición. Trabajar en conjunto con los líderes de la organización para invertir en el desarrollo estratégico, aspiracional y con énfasis en el manejo de la ambigüedad es clave. RH enfrenta el desafío de impulsar y motivar a la gente a que lo haga sin que haya de por medio un piso más arriba en la jerarquía o mejor salario.
  • Inmersión en el mercado: nada resulta más ajeno de la dinámica de la empresa que desconocer la operación y el mercado. Al respecto, una vez más, Recursos Humanos debe ponerse al corriente, dejar de ser una figura que ejecuta su función desde el escenario teórico de la organización. Comprender esas dinámicas esenciales de la oferta y la demanda reforzará la capacidad para incorporar y desarrollar a los mejores.
  • Fortalecer IDEA (inclusión, diversidad, equidad y accesibilidad): entendemos que el talento va más allá de algunas condiciones físicas, preferencias personales y creencias. No hay duda de que, con independencia de estas condiciones, una persona talentosa lo es por lo que sabe, puede y quiere desarrollar, aportar y contribuir.

Faltan pocas semanas para iniciar el 2023. Hagamos reflexiones y, sobre todo, escenarios, pronósticos y una planeación estratégica a todas luces. Capitalicemos lo aprendido en estos casi tres años de pandemia, donde destaca la gran lección recibida sobre el valor de la persona al centro de la organización en un mundo cada vez más digital.

*El autor es Director General de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (@Amedirh)

Con información de: El Economista.