Revista CREANDO VALOR RH = AMEDIRH =

Síguenos a través de nuestras redes sociales @AMEDIRH_ Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (AMEDIRH) @AMEDIRH_ @AMEDIRH EDITORIAL Bienestar laboral en la nueva era de COVID-19 La crisis sanitaria, social y económica causada por la pandemia ha dejado claro que el bienestar del talento humano está directamente asociado al corporativo. Al mismo tiempo, ha demostrado lo frágil que resulta este factor frente a un evento disruptivo como el que estamos viviendo. Tanto así que una prioridad al interior de las empresas es revisar lo que entendemos por bienestar. Se trata, sí, de la salud física y emocional de las personas, pero también abarca el ambiente laboral, la carga de trabajo, el tipo de contratación, los incentivos, los valores instituciona- les como un gran todo representado por la propuesta de valor al empleado y, hoy más que nunca, aspectos personales como la autoestima, la situación financiera y las circunstancias familiares. Una segunda acción urgente consiste en la evaluación permanente del programa de prestaciones, pero no con miras a encontrar ahí una oportunidad de reducir gastos, sino para optimizar la oferta de tal modo que se ajuste a las necesidades actuales y a las expectativas de nuestro equipo. Esas demandas pueden ir desde un mayor énfa- sis en la salud mental y la prevención de ciertos factores de riesgo hasta estrategias para restructurar las finanzas personales. Para identificar los cambios es indispensable alentar la comunicación organizacional y escuchar muy atenta- mente a las personas. Eso es lo más importante. La flexi- bilidad también es clave: es probable que los programas estandarizados no resulten viables para algunos colabo- radores. No perdamos de vista que la pandemia nos ha cambiado a todos, a unos sutilmente y a otros de forma drástica. El trabajo remoto ha resultado muy útil para mantener la sana distancia física, sin dejar de operar en equipo. Sin em- bargo, se emprendió de manera tan súbita que, en algu- nos casos, desató una epidemia paralela de aislamiento y depresión. Para otras personas, llevar la actividad laboral al hogar borró el límite entre el espacio privado y el de la empresa, con el consecuente incremento de estrés y an- siedad. Esta situación plantea, encima de todo, el reto de usar tecnología interactiva para llevar las iniciativas de salud mental y bienestar a los trabajadores remotos. Otro punto sobre el que vale la pena reflexionar es nuestra relación con la ciencia de Recursos Humanos. Ocupados en atender las exigencias de la fuerza de trabajo, solemos distanciarnos de las investigaciones que sobre este ámbito se realizan desde perspectivas tan distintas como la psico- logía, la identidad de género o el diseño de puestos, por mencionar solo algunas áreas y disciplinas. La pandemia ha inspirado múltiples estudios que pueden resultar de gran valor para las organizaciones y, sobre todo, para las perso- nas que día a día se esfuerzan por ajustarse y salir adelante en un entorno incierto y turbulento. El que las empresas se asuman como socias del bienes- tar integral de sus trabajadores ahora es una gran ventaja competitiva. Candidatos de todas las generaciones, en particular los más jóvenes, están cada vez más atentos a este punto a la hora de elegir dónde quieren desarro- llarse profesionalmente. Una persona saludable, satisfe- cha con su vida, entablará un sólido compromiso con la organización; le entregará su lealtad y su mejor esfuerzo. Y ese es todo el argumento que necesitamos para reno- var nuestra misión de poner a la gente en primer lugar siempre, en el centro de todas nuestras decisiones, pero todavía más en tiempos de crisis. Por: Lic. Mauricio Reynoso, Director General de AMEDIRH Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos 4 Creando ValorRH | Marzo - Abril 2021

RkJQdWJsaXNoZXIy MTI3NTM=