Revista CREANDO VALOR RH = AMEDIRH =

33 Visítanos en: www.amedirh.com.mx a sentirse a la deriva. Sin embargo, para Sartre y los existencialistas, la angustia no es sinónimo de problema. Uno de sus precursores, Soren Kierkegaard, propone que la angustia puede ser entendida como el propulsor de nues- tra vida. En otras palabras, se traduce a la gasolina que nos impulsa a seguir día con día. Desde esta perspectiva exis- tencialista, Martin Heidegger, propone una sentencia ful- minante: debemos de aprender a angustiarnos. Y también es relevante recordar a Friedrich Nietzsche, quien señala que todo lo que no nos mata nos fortalece. Claro que para transformar la angustia en fuente de motivación el sujeto debe sobreponerse a la sensación de vergüenza que so- breviene cuando otros se percatan de tal estado, o bien, ante la sensación de alivio cuando el individuo se victimiza. Pasemos de la explicación a la acción. Propongo dos ru- bros: lo que puedes hacer para ti y lo que puedes hacer por los demás. En el ámbito personal, lo importante es limitar tu exposi- ción a las noticias sin importar si las que atiendes por me- dios tradicionales o sociales. Asimismo, es crítico llevar una dieta adecuada de asimilación de contenido, la suficiente para estar bien informado, pero no saturado. También vale la pena ser selectivo y buscar fuentes confiables. Detén el frenético multitasking : ya es bien sabido que esta prácti- ca no conduce a la eficiencia y vaya que trastorna. Procura buscar espacios para la meditación y la escritura personal, ya que enriquecen como persona y te dan la oportunidad de ver las cosas en perspectiva. Aprovecha las múltiples oportunidades que la pandemia te da para servir a los de- más. Está bien documentado que cuando nos ponemos al servicio de los demás no sólo creamos valor para la per- sona que servimos, sino también para nosotros. Observe- mos los consejos principales: limitar tu ingesta de noticias, reducir los malabares de tareas, meditar y darse el tiempo y el espacio para detenerse y, finalmente, la creación de va- lor a través del servicio hacia los demás. Lo fundamental es aceptar que la pandemia existe y nos impacta, que está presente en nuestra vida y que con la creatividad podemos adaptarnos y ser resilientes ante los cambios que trae. Ahora revisemos el segundo rubro: el servicio hacia los de- más desde tu liderazgo. Propongo cinco acciones concre- tas a realizar durante estos momentos donde la angustia está presente en las organizaciones. Mantente accesible a todos: los demás se pueden acercar si muestras empatía y comprensión. Escucha activamente: se trata de ponerle atención a tu interlocutor, de verdad, demostrándole que realmente importa. Además, podrás utilizar la validación como una forma de escucha profunda e ENFOQUE DE NEGOCIOS La angustia organizacional o la pandemia al cuadrado invitadora, que, aunado a un tono cálido, dará pie a una conexión valiosa. Escucha frecuentemente: ahora que ya escuchas ac- tivamente también puedes repetirlo en distintos foros como lo son los check-ins individuales y grupales y las visitas inesperadas a grupos de trabajo. Para in- crementar el alcance de esta práctica, entonces, crea grupos de apoyo; así se implementa este tipo de es- cucha más seguido. Crea lazos: demuestra empatía. Es relevante recordar que la realidad que la pandemia nos presenta varía de persona a persona; por ello debemos ser cautos en no sobre generalizar o, lo que es peor, pensar que todos la viven de la misma forma. Ahora bien, como líder, es fundamental dar sentido a los acontecimien- tos, a los retos y la realidad a la que la organización se enfrenta; de igual forma, es crítico darle sentido al futuro. Un líder no puede concentrarse únicamente en el aquí y el ahora, sino que debe de ofrecer también una visión a largo plazo. El líder como fuente de buen ejemplo: hay que vivir lo que predicamos, celebrar a aquellos que siguen, for- talecer la cultura de la organización, proveer recursos oportunos a los colaboradores (existen un sinnúmero de posibilidades) y volcar a la gente al servicio de la comunidad (lo que quieras entender por comunidad). Recuerda que hoy más que nunca se manifiestan más las posibilidades de apoyar y servir. En conclusión, es muy común sentirse angustiado en estos momentos y en el futuro inmediato. Sin embargo, la angus- tia puede ser útil, ya que promueve una adaptación creati- va y fructífera que, si la enriquecemos con el servicio a los demás (internos y externos), generamos un valor único que solo proviene de la generosidad y que nutre y enriquece a la organización de sentido y orgullo. No hay que dejar que esto quede en buenas intenciones y en el aire. Uno: conecta con tus emociones y con las de los demás. Dos: usa la angustia como propulsor creativo. Tres: escucha a tu organización y sé sensible a las situaciones particulares. Cuatro: pon en práctica una de las iniciativas presentadas, la que mejor te venga. Cinco: hazla realidad con tu ejemplo. Seguramente observarás muy pronto algunos resultados y, sobre todo, motivadores para seguir adelante aprendiendo y creciendo de frente a esta y cualquier adversidad. Recuer- da: la angustia no siempre es mala. En todo momento de- penderá del ángulo y de quién la mira. El contenido es responsabilidad del autor. 1. 2. 3. 4. 5.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTI3NTM=