Revista CREANDO VALOR RH = AMEDIRH =

31 Visítanos en: www.amedirh.com.mx MARCO LEGAL El Reparto de Utilidades y el bienestar de los colaboradores las utilidades generadas en las empresas donde labo- ran. Está regulado en la LFT así como en la Resolución de la Cuarta Comisión Nacional para la Participación de los Trabajadores en las Utilidades de las Empresas que determinó el porcentaje: “ Primero.- Los trabajadores participarán un diez por ciento de las utilidades de las empresas en las que presten sus servicios.” Esta utilidad deberá de participarse sobre el 10% de la renta gravable determinada según lo dispuesto en la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR). La forma en que se acuerda la partición de las utilidades es mediante una comisión integrada por igual número de representantes de los trabajadores y del patrón que tienen la obligación de formular un proyecto, que determine la participación de cada trabajador. Como hemos señalado, conceptualmente el PTU es una institución noble, pero el problema en esencia de esta figura radica en que su aplicación resta competitividad a las organizaciones en México ya que implica que di- rectamente se tenga un costo del 10% adicional de carga sobre el resultado de la utilidad de la empresa. En los hechos, se traduce como una carga fiscal adicional que si bien no se paga directamente al fisco, dejan de percibir las organizaciones como utilidad de su operación. Por otro lado, la renta gravable es un concepto fiscal que integra no solo el resultado de la operación sino también la venta de activos (inmuebles, maquinaria etcétera), inventarios antiguos u obsoletos lo que lleva a que puedan existir empresas con resultados de utilidad gravable no generados por la natural operación o que sean resultados de la producción de años previos por lo que el PTU que se genera en el ejercicio no deviene en si del esfuerzo del colaborador que la recibe. Lo anterior amén de que su distribución no es acorde a los factores de producción de los individuos o de las áreas productivas sino más bien de un cálculo general sobre el total de los trabajadores. En este contexto, el PTU cómo institución requiere una modernización urgente que permita equilibrar las cargas del patrón y no resten competitividad al país en un en- torno global cada vez más competido, y que permitan a los colaboradores percibir mejores ingresos por medio de un incentivo directamente relacionado con su activi- dad así como resultados y no solo un marco general de referencia que, sin duda, pretende dar beneficios pero no alineados a los intereses mutuos de la empresa, los colaboradores, la sociedad y la realidad del entorno. El contenido es responsabilidad del autor. 1 Artículo 123… “IX. Los trabajadores tendrán derecho a una participación en las utilidades de las empresas…” 2 Existen excepciones como empresas de nueva creación por el primer año de funcionamiento. Las empresas de nueva creación, que elaboren un producto nuevo, durante los dos primeros años de funcionamiento, las empresas de industria extractiva durante la exploración, las instituciones de asistencia privada, el IMSS, las instituciones públicas descentralizadas con fines culturales, asistenciales o de beneficencia y las empresas que tengan un capital menor del que fije la Secretaría del Trabajo y Previsión Social por ramas de la industria, previa consulta con la Secretaría de Economía. Conceptualmente el PTU es una institución noble, pero el problema en esencia de esta figura radica en que su aplicación resta competitividad a las organizaciones en México ya que implica que directamente se tenga un costo del 10% adicional de carga sobre el resultado de la utilidad de la empresa.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTI3NTM=