Revista CREANDO VALOR RH = AMEDIRH =

Visítanos en: www.amedirh.com.mx 29 ENFOQUE DE NEGOCIOS partamentos o equipos perpetúan el trabajo de manera aislada sin una integración efectiva, deteriorando el clima organizacional. Asimismo, la exclusión tecnológica puede tener un impacto profundo en la cultura corporativa. Las empresas que no adoptan nuevas tecnologías a menudo son percibidas como conservadoras o resistentes al cambio, lo cual puede ser especialmente frustrante para los colaboradores más jóvenes o aquellos que son naturalmente inclinados hacia la innovación. La falta de compromiso con la modernización puede llevar a una disminución en el orgullo corporativo y en la identificación con la empresa, elementos cruciales para mantener un alto nivel de pertenencia, lealtad y satisfacción en el trabajo. A continuación, se presentan cinco estrategias generales para combatir el fenómeno de la exclusión tecnológica y fomentar un entorno laboral inclusivo y eficiente. Inversión estratégica en tecnología: La base para evitar la exclusión tecnológica es una inversión planificada en tecnología. Las empresas deben priorizar la adquisición de herramientas que ofrezcan el mayor impacto en términos de eficiencia y colaboración. Esto incluye software de gestión de proyectos, plataformas de comunicación y herramientas basadas en Inteligencia Artificial que puedan automatizar tareas repetitivas y mejorar los procesos de decisión. Además, invertir en tecnologías emergentes como el Metaverso puede abrir nuevas vías para la colaboración remota y la innovación. Capacitación y desarrollo continuo: Para que la tecnología sea un aliado efectivo, los colaboradores deben saber cómo utilizarla. Implementar programas de formación que se ajusten a las necesidades y al ritmo de aprendizaje de cada empleado puede ayudar a minimizar la resistencia al cambio tecnológico. Estos programas deberían incluir entrenamientos sobre herramientas específicas, así como cursos más amplios sobre competencias digitales, pensamiento crítico y resolución de problemas en entornos tecnológicos. Cultura de innovación y adaptabilidad: Fomentar una cultura organizacional que valore la innovación y la adaptabilidad es crucial. Esto implica proporcionar las herramientas necesarias y promover un ambiente donde el error en la experimentación sea aceptado. Los líderes deben ser modelos a seguir en la adopción de nuevas tecnologías y en la promoción de una mentalidad abierta hacia el cambio. Reconocer y recompensar a los colaboradores que contribuyen a la innovación y la mejora continua puede reforzar esta cultura. Integración de sistemas y procesos: Una estrategia eficaz para combatir la exclusión tecnológica es asegurar que los nuevos sistemas tecnológicos se integren de manera fluida con los procesos. Esto implica realizar un análisis detallado de las necesidades operativas y las capacidades de la infraestructura actual antes de implementar nuevas soluciones. Además, debe prestarse atención a la compatibilidad y la interoperabilidad entre viejas y nuevas tecnologías para evitar la creación de silos de información que pueden fragmentar la organización y reducir la eficacia operativa. Diálogo y feedback continuo: El diálogo constante entre la gerencia y los colaboradores es fundamental para entender las preocupaciones y las expectativas respecto a la adopción tecnológica. Establecer canales de comunicación que permitan un feedback abierto y constructivo puede ayudar a identificar problemas temprano y ajustar las estrategias de implementación tecnológica.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTI3NTM=