Revista CREANDO VALOR RH = AMEDIRH =

27 Visítanos en: www.amedirh.com.mx ENFOQUE DE NEGOCIOS Una forma permanente de pensar para navegar en la turbulencia del desempeño, la remuneración, el aprendizaje y la movilidad. Esto permitirá una mayor responsabilidad de los equipos a entender su rol en la acción colecti- va y la apropiación de los resultados. Organizaciones más planas, pero trabajando en equipo, con sincronicidad, más auténticas, más or- questadas e integradas. Las estructuras burocráticas y pesadas deberán buscar nuevas formas, más efi- cientes y aplanadas para competir y poder cambiar y adaptarse más rápido. Estas organizaciones más ligeras y ágiles serán orquestadas para volverse más sincrónicas, trabajando en perfecta armonía entre los equipos, y conectadas por la autenticidad y el propósito. Los roles en los grupos de trabajo deja- rán las jerarquías y se enfocarán en los resultados, las habilidades y la funcionalidad. Enfocarse en sus fortalezas organizacionales, cons- truyendo y mejorando sobre ellas. Cada organiza- ción tiene capacidades fundamentales y únicas que les permite sobrevivir y crecer. En estos momentos, es crítico identificarlas y atesorarlas para sobre ellas poder construir el futuro, expandiéndolas, modifi- cándolas, con sinergias, en modelos de negocio di- ferentes que resuelvan problemas para los clientes. Entraremos en constantes procesos de fusiones y adquisiciones donde las empresas complementarán esas capacidades para lograr metas más ambiciosas o diferentes. Más apetito y apuesta continua por la innovación, la creatividad y la flexibilidad. Las organizaciones deberán resolver sus retos utilizando el capital inte- lectual e innovador colectivo de sus colaboradores. El utilizar la innovación y creatividad como palanca de transformación, permitirá visualizar no solo los cambios y mejoras, sino también la construcción co- lectiva de un futuro mas incluyente y sustentable. La innovación obliga al colaborador a jugársela, a ima- ginar, a adueñarse, por lo que las empresas que la utilicen estarán desarrollando las nuevas competen- cias para sus equipos y la organización, en un nuevo entorno donde la flexibilidad de las formas, los tiem- pos, las tareas y el espacio, dominará en el futuro del trabajo. Un liderazgo más visionario, basado en el propósito, más empático, flexible, delegando, reconociendo y empoderando a los colaboradores. Ante esta nueva crisis de humanidad, los nuevos liderazgos deberán adoptar un enfoque mas humilde, más comunicati- vo, transparente y abierto, donde no se tienen todas las respuestas, porque las preguntas han cambiado. Vemos al nuevo líder más empático, al servicio del equipo como orquestador, conectando al equipo con la misión, la ejecución y el propósito, y asegu- rando un bienestar integral para el colaborador. Identificar habilidades críticas para el nuevo futuro y acelerar su adquisición. La aceleración de la trans- formación digital ha dejado en descubierto que no sabemos que habilidades tenemos, cuales debemos desarrollar y cual es la brecha que debemos cerrar. Es imperativa la apuesta que las organizaciones ha- gan para desarrollar rápidamente habilidades críti- cas a todos los niveles de la organización y poder ejecutar planes de negocios cambiantes en el futuro. La puesta en marcha de ambiciosos programas de formación y reentrenamiento marcará la diferencia para la productividad y la velocidad de toda la fuerza de trabajo, incluyendo la formación de líderes más digitales, empáticos e incluyentes. Reganar y galvanizar la experiencia, así como el en- tusiasmo de los colaboradores. Las nuevas genera- ciones son nativas consumidoras de experiencias di- gitales. En el trabajo, también son usuarias en todos los procesos de personas, y esperan rapidez, calidez, seguridad, desarrollo y empatía. Las organizaciones que curen sus procesos humanos lograrán atraer a los mejores y obtendrán lo mejor de su talento y contribución. Es imperativo, que ahora y en el futuro, hagamos que el empleo trabaje para el colaborador. Foco en el bienestar integral del colaborador, cultu- ra de fluir y mindfullness. De nada nos sirve tener presente a un colaborador, que no está físicamen- te energizado, enfocado mentalmente, emocional- mente estable y conectado con su propósito. Las empresas deberán vigilar y mantener el bienestar integral de los colaboradores, para asegurar su óp- timo desempeño. Si bien continuar el cuidado y la prevención de la salud física es importante, el foco en la salud mental y los programas de meditación y mindfullness serán cada vez más comunes en las or- ganizaciones resilientes. El contenido es responsabilidad del autor. Es imperativa la apuesta que las organizaciones hagan para desarrollar rápidamente habilidades críticas a todos los niveles de la organización y poder ejecutar planes de negocios cambiantes en el futuro. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTI3NTM=