Revista CREANDO VALOR RH = AMEDIRH =

ENFOQUE DE NEGOCIOS Para tomar decisiones asertivas, no podemos hacerlo al azar; sino que debemos contar con herramientas pode- rosas y certificadas que nos brinden certeza, de lo que es mejor para nuestras organizaciones, en especial cuando hablamos de capital humano. Cuando llega el momento de enfrentarnos a la gran disyuntiva de contratar a alguien sobrecalificado, nos di- vidimos entre dos posturas, la primera, es la incertidum- bre ante la posibilidad de que la persona sobrecalificada se retire de la empresa en cuanto se presente una mejor oportunidad o sienta hastío, y la segunda, dentro de una perspectiva positiva, se opte por abrirse a la oportunidad para integrar un talento con gran experiencia en la orga- nización y potenciar así el crecimiento en la misma. Ante esta perspectiva, muchos se preguntan si hay forma de saber qué camino tomar, sin perder un talento valioso en el intento o integrar a uno que implique un riesgo de pérdida para la empresa. Como respuesta a lo anterior, MIDOT, experto mundial en evaluaciones de integridad y conductas laborales contraproducentes, realizó un estudio interesante en co- laboración con los especialistas, Saul Fine y Bnei Brak, en la Universidad de Haifa, Israel, en el cual se habla sobre dos tipos de sobrecalificación de talento. Sobrecalificación Objetiva vs Sobrecalificación Percibida Existen dos tipos de sobrecalificación, la primera, co- nocida como sobrecalificación objetiva (SCO), se define como la comparación entre los niveles de capacidad y preparación con las demandas del trabajo (Maltarich, Reilly y Nyberg, 2011), mientras que la segunda, la sobre- calificación percibida (SCP), se refiere a la percepción del empleado de estar sobrecalificado para el puesto. Empleados sobrecalificados: ¿Existe un riesgo de contratación? Por: Área MKT MIDOT Sobrecalificación Objetiva Cuando hablamos de sobrecalificación objetiva, nos en- frentamos a un panorama ante el cual la persona supera las expectativas de competencias y habilidades que se requieren para un puesto, sin embargo, de acuerdo con el contexto y la persona en cuestión, las situaciones pue- den variar, dado que podemos encontrarnos en un caso positivo en el que la misma persona no se perciba so- brecalificada y por lo tanto sea ajena a cualquier efecto colateral que causa este factor. O por el contrario, esté consciente de su ventaja, pero no vea su situación como algo que lo incomode, ya que valora otros aspectos. No obstante, también hay que contemplar la perspectiva de un perfil negativo, en el cual el colaborador, derivado de su consciencia de sobrecalificación, presente un alto grado de insatisfacción laboral, ya sea por el nivel de ta- reas a realizar, el espacio de trabajo, el nivel de autoridad y/o el sueldo que percibe en el puesto que desempeña. Sobrecalificación Percibida Es la autodefinición que tiene el colaborador de sí mis- mo en el mundo laboral, y al igual que en la SCO, nos enfrentamos a diferentes comportamientos. En la SCP podemos encontrar dos diferentes casos, el primero es cuando el colaborador se percibe como alguien sobre- calificado y lo es, y el segundo cuando el empleado se percibe con habilidades superiores, pero en realidad no cumple con tal expectativa. 26 Creando ValorRH | Septiembre - Octubre 2021

RkJQdWJsaXNoZXIy MTI3NTM=