Revista CREANDO VALOR RH = AMEDIRH =

que si bien ellas representan 39% del empleo mundial, su participación en la pérdida total de empleos fue de 54%. De no tomarse medidas de gasto público y privado en as- pectos como la educación o el cuidado infantil, se estima que el PIB mundial pudiera ser mil millones de dólares in- ferior al previamente estimado para 2030; peor aún, esa falta de acción se traduciría en la salida permanente del mercado laboral de millones de mujeres. Estas estimacio- nes se derivan del estudio “Power of Parity” con el que el Instituto McKinsey Global mapea diversos indicadores de igualdad de género. El diagnóstico latinoamericano El reporte de la CEPAL, titulado “La autonomía económica de las mujeres en la recuperación sostenible y con igual- dad”, señala que durante 2020, la tasa de participación laboral de las mujeres se situó en 46% y la de los hombres en 69%, mientras que en 2019 esas cifras fueron de 52% y 73.6%, respectivamente. En América Latina, 56.9% de las mujeres laboran en secto- res en los que se prevé un mayor efecto negativo en térmi- nos del empleo y los ingresos debido a la pandemia. Por otra parte, a las condiciones adversas que enfrentan las mujeres en el sector salud, se suma el hecho de que sus ingresos laborales son 23.7% inferiores a los de los hom- bres. A su vez, el sector del turismo, con una alta ocupación de mujeres (61.5%) sufrió una contracción importante, que afectó principalmente a los países del Caribe, donde una de cada 10 mujeres ocupadas se concentra en este sector. Ante esta situación, la CEPAL subraya la necesidad de in- vertir en la economía del cuidado “y reconocerla como un ENFOQUE DE NEGOCIOS Los golpes asestados por la pandemia de la COVID-19 han afectado a todos los grupos sociales, pero es entre las mujeres donde ha causado los peores estragos. Entre las diversas causas, destacan dos. En primer lugar, la pro- pagación del virus obligó a millones de mujeres a dejar su empleo para atender las demandas de cuidados en sus hogares. En segundo término, una gran proporción de las personas empleadas en el sector salud (73%) son mujeres, lo que las ha expuesto a jornadas de trabajo extenuantes y a un evidente riesgo mayor de contraer el virus. Loanterior es referidoenel informeespecial de laComisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en el que se advierte que la pandemia “generó un retroceso de más de una década en los niveles de participación laboral de las mujeres en la región”. El pronóstico de este organismo es de llamar la atención. Alicia Bárcena, su secretaria ejecutiva, estima que alrededor de 118 millones de mujeres latinoamericanas se encontrarían actualmente en situación de pobreza, 23 millones más que en 2019. Una convicción entre los profesionales de la gestión del talento en todo el mundo es que lo que es positivo para las mujeres también lo es para la economía y la sociedad en su conjunto. De hecho, pocos espacios son tan propi- cios para contribuir a la igualdad de género en el lugar de trabajo como las áreas de Recursos Humanos. El diagnóstico global El efecto regresivo de la pandemia sobre la igualdad de género ha sido estudiado por el Instituto McKinsey Global, el cual estima que los empleos de las mujeres son 1.8 veces más vulnerables a esta crisis que en el caso de los hombres. Esto queda de manifiesto en el hecho de Igualdad de género en el lugar de trabajo: gran reto para Recursos Humanos Por: AMEDIRH 24 Creando ValorRH | Marzo - Abril 2021

RkJQdWJsaXNoZXIy MTI3NTM=