Revista CREANDO VALOR RH = AMEDIRH =

20 CreandoValorRH | Mayo - Junio 2022 Adaptarse al cambio: el reto del futuro para Recursos Humanos Por: Daniela Ríos García TiFi La adaptación “exitosa” al cambio es tan crucial dentro de una empresa, como lo es en el mundo natural. Al igual que las plantas y los animales, para las empresas la adaptación al cambio es un indicador de liderazgo profesional de gran relevancia para las áreas de Recursos Humanos. Esta competencia aporta versatilidad de comportamiento y la habilidad para modificar la propia conducta con el fin de alcanzar objetivos o solucionar problemas comunes. En palabras de Heráclito: “La única constante es el cambio” El mundo está evolucionando continuamente. Generaciones anteriores como los Boomers, vivieron laboral y personalmente diferentes circunstancias que los Millennials o Centennials; eso sin mencionar los grandes cambios que la pandemia trajo consigo durante estos últimos años. Todo ello, puso al área de Recursos Humanos frente a un gran reto: saldar la brecha entre las nuevas necesidades de los trabajadores, las demandas del ecosistema empresarial actual y los cambios ocasionados por la digitalización. De acuerdo con Gartner Inc., empresa consultora y de investigación, los retos y tendencias que debe abordar la función de Recursos Humanos para el 2022 son los siguientes: Desarrollo de habilidades críticas y competencias para la organización: colaboradores con un pensamiento crítico desarrollado mejoran su capacidad de tomar decisiones, lo cual los convierte en profesionales autónomos y propositivos que generan ideas y aportan a la estrategia global de la empresa. Diseño organizacional y gestión de cambio: se refiere a las modificaciones de aspectos trascendentales de una organización; por ejemplo, sus objetivos, procesos, tecnologías, estructuras salariales, áreas de negocio o su cultura. Liderazgo actual y futuro: muy pocos directores ejecutivos “amparan” y “guían” a jóvenes promesas. Los ejecutivos actuales deben servir como buscadores y protectores de talento, y considerar el ser mentores como una inversión en el futuro liderazgo de todo el sector. Diversidad y equidad de inclusión: la inclusión es un enfoque que responde positivamente a la diversidad de las personas y a las diferencias individuales, entendiendo que la diversidad no es un problema, sino una oportunidad para el enriquecimiento de la sociedad a través de la activa participación en la vida familiar, en la educación, en el trabajo y en general en todos los procesos socioculturales. Aunado a los puntos anteriores, descubrimos otras perspectivas que pueden apoyar a estos retos: Sentimiento de pertenencia: también conocido como engagement laboral. Este concepto tiene que ver con sentirse identificado con los valores de la empresa para la que se trabaja y con el equipo del que se es parte. Pero, además, en la parte emotiva, también tiene que ver con el apoyo y el esfuerzo de la empresa para fomentar esa pertenencia. Un empleado con la “camiseta bien puesta” será promotor de la cultura organizacional y apoyará a las nuevas estrategias internas a favor de una adaptación más orgánica. Recompensas: en los años recientes, la transformación digital en la gestión de Recursos Humanos se ha centrado principalmente en nuevas modalidades de trabajo, capacitaciones y comunicación, dejando de lado los programas de beneficios a empleados. No debemos olvidar que dar más al talento humano es igual a obtener más del talento humano. ENFOQUE DE NEGOCIOS

RkJQdWJsaXNoZXIy MTI3NTM=