Revista CREANDO VALOR RH = AMEDIRH =

AMEDIRH TALENTO Factores clave en la identificación de talento Por: Mario Barbosa ASESOR AMEDIRH TALENTO Uno de los grandes retos en la actualidad, consiste en lograr ser una empresa que resulte aspiracional ante los ojos de quien busca activamente una oportunidad laboral. Por ello, más organizaciones desarrollan un sinnúmero de acciones encaminadas a atraer al mejor talento disponible y ser reconocidas como una marca empleadora de prestigio. Toda vez que el objetivo de atracción de talento ha sido cumplido, los responsables del proceso de selección deben ser cautos en la gestión de los medios que han implementado para la identificación del postulante a contratar, pues existen diversos factores que son determinantes en la correcta elección del candidato ideal. Al hablar de experiencia, es necesario precisar de qué tipo y cuántos años son requeridos; si se habla de trayectoria en industria se buscará un aspirante cuyo pasado haya transitado en una compañía del mismo sector, con la intención de identificar, durante la entrevista, aspectos relativos al entorno del negocio. La experiencia reside también en la jerarquía, es decir, por los momentos del pasado en que se ha sido expuesto al ejercicio de la autoridad y de la responsabilidad que se desprende al ostentar un título nominativo expresado en el organigrama. La gestión de las tareas relativas a un área de responsabilidad a través del tiempo, genera experiencia funcional, misma que, si es por un tiempo prolongado, puede traducirse en especialización. Tal es el caso de impuestos, compras, áreas de producción o capital humano, entre otros ejemplos. Otro factor determinante, es sin duda, el rubro de los conocimientos académicos. La formación que se obtiene de las instituciones educativas, genera conceptos de aplicación universal, los que favorecen positivamente a la resolución de problemas de diferente índole en el negocio, una vez que el candidato ha logrado un equilibrio entre la experiencia laboral y la aplicación de su área de estudio. Actualmente, existen diversas herramientas y metodologías que permiten medir el grado de dominio que las personas tienen de las competencias laborales, las cuales podemos ubicar generalmente en dos grandes bloques: las competencias técnicas (hard skills) y las competencias personales (human skills). Ambas categorías, al ser comportamientos observables, son las que mayor atención demandan durante el proceso de selección, pues no son perceptibles en el currículum. Las competencias técnicas, son habilidades desarrolladas para la gestión de herramientas de proceso, tecnología o incluso idiomas. Por otro lado, tenemos las competencias personales que están claramente definidas por el entorno cultural al cual ha sido expuesto el candidato, desde el seno familiar hasta el tipo de cultura que prevalecía en sus empleos anteriores. En resumen, al diseñar un proceso de identificación de talento basado en estándares de calidad, contribuimos significativamente a restar subjetividad respecto a los parámetros o criterios a emplear para diferenciar a un candidato apto de aquel que no lo es, haciendo el proceso más ágil y estratégico. El contenido es responsabilidad del autor Visítanos en: www.amedirh.com.mx 13

RkJQdWJsaXNoZXIy MTI3NTM=