Revista CREANDO VALOR RH = AMEDIRH =

Visítanos en: www.amedirh.com.mx 13 GRANDES TENDENCIAS flexionen sobre dónde y cómo prestan apoyo actualmente y si les convendría cambiar los recursos o añadir más intervenciones. Mejorar la salud de los trabajadores puede generar mayor valor económico Invertir en la salud y el bienestar de los empleados tiene sentido desde el punto de vista empresarial. Se estima que la oportunidad global total de optimizar la salud y el bienestar de los colaboradores es de entre 3.7 y 11.7 billones de dólares, lo que equivale a aumentar el PIB mundial entre un 4% y un 12%. En conjunto, las economías de renta alta y media representan el 95% de esta oportunidad total. Aunque puede que no sea factible a corto plazo conseguir que todos los empleados de todo el mundo alcancen un bienestar óptimo, capturar tan sólo el 10% de la oportunidad total podría generar hasta 1.17 billones de dólares de valor anual y aumentar el PIB mundial en más de 1%. Además de contribuir a aumentar la productividad en el trabajo, nuestros cálculos indican que invertir en la salud y el bienestar de los empleados supone una oportunidad positiva para atraer y retener el talento. Como se señala en la investigación de McKinsey, los colaboradores que se enfrentan a problemas de salud mental y bienestar tienen cuatro veces más probabilidades que los demás de querer abandonar sus organizaciones. Una mejor salud está relacionada con una mayor productividad en todos los países y lugares de trabajo, así como con la participación laboral a todas las edades. Cada aumento de 1 a 3% en la participación de la población activa mundial supone entre 1,400 y 4,200 millones de dólares más, lo que beneficia a los empleados, a su salud, a las sociedades en las que viven y a las finanzas públicas. Para aprovechar plenamente estos beneficios económicos, las empresas deben dejar de centrarse exclusivamente en la protección contra los riesgos de trabajo y las enfermedades incidentales y ayudar a los empleados a alcanzar un estado de salud óptimo. Esto es especialmente importante si se tiene en cuenta que los colaboradores se mueven a lo largo de un continuo de salud con el tiempo y pueden recurrir a diferentes recursos en el lugar de su actividad laboral. En última instancia, centrarse en la mejora de la salud podría conducir a un círculo virtuoso de cambio positivo, ya que los empleados adquieren conocimientos sobre la salud y las empresas, a su vez, responden a las preocupaciones de salud del talento. Actuar ahora también reduce el riesgo futuro para la marca y la empresa. Por ejemplo, en Australia, una demanda judicial dio lugar a una multa para una organización que toleraba una cultura tóxica en el lugar de trabajo. A medida que los empleados desarrollan estándares más estrictos sobre lo que es tolerable en el lugar de trabajo, es posible que se produzcan más resistencias y litigios. Por otra parte, recientemente, la Unión Europea adoptó las normas europeas para la elaboración de informes de sostenibilidad, que por ley obligan a las empresas a informar sobre las condiciones de trabajo, como son la jornada laboral, el diálogo social y el equilibrio entre vida laboral y personal. Además, inversores como los gestores de activos, las sociedades de capital y los inversores de capital de riesgo tienen cada vez más en cuenta consideraciones ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) en sus decisiones de inversión; guiándose por las calificaciones publicadas por diversas agencias y por los estándares emitidos por el Consejo Internacional de Normas de Sostenibilidad. Publicado por el Foro Económico Mundial y reproducido bajo el esquema Creative Commons.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTI3NTM=