Revista CREANDO VALOR RH = AMEDIRH =

El teletrabajo–inicialmenteaplaudido tantopor empleados como por empleadores, aunque por razones distintas– se vislumbra como una tendencia que llegó para quedarse, pero eso no significa que esté libre de conflictos. De hecho, es la causa de malestares muy importantes. Uno de ellos es el choque entre las responsabilidades domésticas y las laborales. Otro es el aislamiento que sienten las personas al verse desprovistas del contacto cercano y continuo con sus colegas. Atender estas situaciones es hoy el objetivo central de toda iniciativa de bienestar laboral. Pero, al mismo tiem- po, implica acercarse cada vez más a espacios que antes podían considerarse absolutamente fuera de los límites: la vida personal del colaborador y su salud mental. En cierto sentido, las relaciones laborales resultan más per- sonales, porque a menudo el ámbito íntimo se ha con- vertido en el telón de fondo de la cotidianidad laboral. En su “Informe sobre salud y bienestar en tiempos de COVID-19”, el Instituto de Seguridad, Salud y Bienestar GRANDES TENDENCIAS Priorizar la salud y el bienestar integral de las personas que conforman a las organizaciones es uno de los apren- dizajes más valiosos que ha dejado tras de sí la caóti- ca experiencia de la COVID-19. Reconocerlo y actuar en consecuencia es determinante para que las empresas lo- gren superar la crisis actual. No obstante, cada país en la región enfrenta sus propios retos al respecto. De entrada, no es posible tomar como punto de partida las definiciones que se manejaban antes de la pandemia, pues a lo largodel últimoañohan tenido lugar cambiosprofundos cuyas consecuencias aún están por verse. La noción de bienestar que abarcaba elementos físicos, profesionales, sociales, financieros y comunitarios –“una vida bien vivida”, en breve– se volverá sin duda más compleja. Ahora, los profesionales de Recursos Humanos tienen la gran responsabilidad de mantenerse atentos a la fuerza laboral para identificar sus circunstancias y demandas. Y, dada la naturaleza volátil de la era COVID-19, es indis- pensable contar con algún tipo de canal interno para que los colaboradores reporten lo que ven y sienten dentro de la organización. Un programa de bienestar exitoso debe personalizarse para satisfacer mejor las necesidades actuales y futuras de los empleados. Muchas empresas trabajan ya con un socio que usa los determinantes sociales de la salud – composición del hogar, hábitos de compra, nivel educa- tivo, nivel de ingresos, etcétera– para identificar las ne- cesidades individuales. La paradoja del teletrabajo El espacio laboral sigue en estado de transformación. Muchas de las actividades que solían realizarse en el lu- gar de trabajo hoy se llevan a cabo en un espacio remoto que suele ser el hogar del colaborador. Bienestar laboral en la era COVID-19 Por: AMEDIRH Los profesionales de Recursos Humanos tienen la gran responsabilidad de mantenerse atentos a la fuerza laboral para identificar sus circunstancias y demandas. 12 Creando ValorRH | Marzo - Abril 2021

RkJQdWJsaXNoZXIy MTI3NTM=