Inicio » Notas Linkedin » ¿Tus jefes administran por capricho? Tips para superar el reto

¿Tus jefes administran por capricho? Tips para superar el reto

¿Tus jefes administran por capricho? Tips para superar el reto

7 de abril de 2017
¿Tus jefes administran por capricho? Tips para superar el reto

Algunos expertos y consultores le llaman “administración por capricho” pues, en términos generales, surge en situaciones donde no hay razones de peso que den soporte a ciertas consideraciones que hacen los líderes. Te compartimos algunos tips para superar el desafío que representan.

Tip 1: Estudia y conoce a tu líder
•    Lo primero por hacer es aprender a conocer a los líderes al grado de que sea posible reconocer qué detona el capricho, cuándo, en qué circunstancias, con cuáles palabras específicas. Después de unas semanas o unos pocos meses, es posible identificar en qué momento se activa esta conducta en los jefes.

Tip 2: Identifica campos del capricho
•    Hay quienes administran de esta forma en aspectos como el trabajo presencial; por ejemplo, quieren que todo mundo permanezca en la oficina, hasta que ellos la dejan, aun cuando no haya una asignación de labores clara.
•    Otro campo es el tiempo, es decir, a veces, algunos jefes consideran que nadie puede concluir una actividad en determinado tiempo, así que esperan que se haga conforme a sus expectativas.
•    Un campo más es el de las cuestiones de gusto. Por ejemplo, si al líder no le gusta un determinado estilo de redacción, uso de colores, formas de hacer o decir las cosas. Automáticamente rechaza las propuestas debido a que “no van con su forma de hacerlas”.
•    Aprende a identificar cuáles son los terrenos donde se activa el capricho para que los evites. Puede que el jefe o la jefa no tengan la razón, no obstante, valora si tiene caso emprender esa batalla y perderla.

¡Renuncio!: Conoce los 7 estilos de renuncia que usan los empleados

Tip 3: Actúa con inteligencia
•    Cuando alguien administra por capricho, lo más probable es que experimentes la sensación de que se trata de algo personal; sin embargo, por lo general no es así. Antes bien, se trata de conductas añejas que los líderes aprendieron de alguien más, o bien, han generado comportamientos con algún matiz obsesivo compulsivo.
•    No caigas en la trampa. Ante la presencia del capricho, pregunta, “¿podrías orientarme acerca de cómo podrían quedar satisfechas tus expectativas?”.
•    Busca las palabras idóneas según el estilo de tu jefe/a para que seas asertivo y, al mismo tiempo, cuides la relación.

Tip 4: No pierdas la cordura
•    Ciertamente a veces uno “no está para aguantar”, pero tampoco es posible discutir con el jefe/a, enfrentarlo por asuntos sin importancia y menos, confrontarlo al grado de que crucemos el límite del respeto a la autoridad. Así que no pierdas la calma.
•    Cuando sientas que la situación está llegando a un límite donde un capricho más podría llegar a alterarte, pide una pausa, pon tierra de por medio, ve al baño o por un café; es más, trae uno para tu jefe/a. Esto ayuda a reducir la tensión de forma increíble y muy efectiva.
•    Lo más importante es que no pierdas la calma y que te mantengas en equilibrio.

Tip 5: ¿Kinder, gallera o psiquiátrico?
•    De acuerdo con el experto español en management, Javier Fernández Aguado, hay líderes que gustan del liderazgo estilo kínder en donde nadie es independiente y todos dependen de su poder. También está la gallera en la que el jefe/a pone a pelar a los colaboradores y que gane el más fuerte. Por último, está el psiquiátrico que surge cuando se aprovecha de la tiranía emocional, la culpa, el chantaje y la neurosis de la gente. Al final, el líder busca resultados y utiliza estos caminos.
•    No te enganches con ninguno de ellos. Antes bien, crea estrategias para evitar entrar en situaciones de conflicto como estas, basadas netamente en el capricho, haciendo frente común con otros colaboradores.

Lee el artículo: On-Boarding: ¿Cómo ponerlo a favor de la cultura organizacional?

La sensatez se vuelve indispensable cuando se nos presentan jefes o jefas con administración por capricho. Lo más difícil es pasar por alto que alguien no tiene la razón de su lado, porque somos proclives a querer actuar en el sentido que pensamos que es correcto. Cruzar ciertos límites puede enrarecer la relación de trabajo y no actuar de forma coordinada y ética, también podría derivar en situaciones de abuso.

¿Te ha sucedido algo similar?

Fuente: Amedirh