Skip to main content
Última actualización: 29 de mayo de 2024
Inicio » Servicios » Noticias » ¿Cómo será el nuevo esquema de vacaciones en México?

¿Cómo será el nuevo esquema de vacaciones en México?

16 de diciembre de 2022
fcec ffb c afc ccc

La enmienda aumenta de seis a 12 días el periodo vacacional desde el primer año de trabajo remunerado, mismo que será gradual para llegar hasta 32 días de descanso pagados.

El pleno del Senado de la República aprobó por unanimidad (116 votos) la reforma para duplicar las vacaciones en la Ley Federal del Trabajo (LFT). El decreto fue remitido al Ejecutivo federal para su promulgación y entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2023.

La enmienda aumenta de seis a 12 días el periodo vacacional desde el primer año de trabajo remunerado, mismo que será gradual para llegar hasta 32 días de descanso pagados.

La nueva redacción del artículo 76º de la LFT precisa:

“Las personas trabajadoras que tengan más de un año de servicios disfrutarán de un periodo anual de vacaciones pagadas, que en ningún caso podrá ser inferior a doce días laborables, y que aumentará en dos días laborables, hasta llegar a veinte, por cada año subsecuente de servicios. A partir del sexto año, el periodo de vacaciones aumentará en dos días por cada cinco de servicios”.

Tras la enmienda, el artículo 78º prevé:

“Del total del periodo que le corresponda conforme a lo previsto en el artículo 76º de esta Ley, la persona trabajadora disfrutará de doce días de vacaciones continuos, por lo menos. Dicho periodo, la potestad de la persona trabajadora podrá ser distribuido en la forma y tiempo que así lo requiera”.

El piso mínimo de vacaciones establecido en la legislación laboral, actualmente contemplado en seis días, tenía 52 años sin modificarse, ese es el mismo período que tiene vigente el Convenio 132 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el cual establece que el período vacacional mínimo que debe tener un trabajador en su primer año de servicio son 18 días.

Esto ha puesto a México entre las economías con menos días de vacaciones a nivel global a la par de economías como Brunei, Malasia, Uganda, Filipinas o Tailandia, que ofrecen menos de 10 días de vacaciones pagadas a su fuerza laboral, de acuerdo con el Centro Global de Análisis de Políticas Públicas (World Policy Analysis Center).

Mediante dos artículos transitorios, el decreto aprobado ordena que la vigencia de los cambios legales aplicará a partir del 1 de enero de 2023, “o al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación, si esta fuera en el año 2023, y que las modificaciones “serán aplicables a los contratos individuales o colectivos de trabajo vigentes a la fecha de su entrada en vigor, cualquiera que sea su forma o denominación, siempre que resulten más favorables a los derechos de las personas trabajadoras”.

La senadora Patricia Mercado, una de las principales promotoras de la reforma, hizo un recuento del proceso legislativo. “(Primero) habíamos votado (aquí en el Senado) la redacción de que los primeros 12 días de vacaciones serían continuos, punto final”.

Pero luego en la Cámara de Diputados se discutió la posibilidad de que los 12 días de vacaciones no fueran continuos y que fueran convenidos entre trabajadores y empleadores o patrones. “Obviamente hubo una discusión fuerte en el sentido de que la asimetría entre el poder del empleador y poder del trabajador, pues hacía que simplemente los trabajadores seguramente tendrían que negociar a la baja”, dijo Mercado.

“Me parece muy importante que se haya dado este acuerdo, finalmente el acuerdo es sí 12 días continuos el primer año como un derecho de los trabajadores. Este es el derecho que nadie puede regatear y que, efectivamente, como se ha dicho aquí, los derechos no se negocian, se establecen, se reconocen y se ejercen”.

“Así es que por eso estamos de nuevo acá y realmente celebrando que en diálogo directo, permanente con la Cámara de Diputadas y Diputados pudimos lograr este acuerdo, que me parece importante además como un ejercicio de diálogo con la colegisladora”.

Con información de: El Economista