Skip to main content
Última actualización: 16 de febrero de 2024
Inicio » Servicios » Actualidad RH » ¿Remoto, híbrido o presencial? La mitad de las empresas sigue en la indefinición

¿Remoto, híbrido o presencial? La mitad de las empresas sigue en la indefinición

12 de febrero de 2024
NOTA

A cuatro años del impacto inicial de la pandemia, al menos siete de cada diez empresas en la región todavía enfrentan desafíos en sus políticas de trabajo, lo que puede influir en el interés en migrar a nuevos modelos laborales en 2024.

La pandemia de Covid-19 catapultó el teletrabajo en todo el mundo y se experimentó una ola flexibilidad laboral, pero aún después del forzado experimento masivo, la mitad de las empresas aún no define el modelo de trabajo más adecuado.

Y aunque los esquemas híbridos han ganado terreno, las compañías aún siguen sin despejar dudas como cuántos días laborar de manera presencial o qué tanta autonomía tendrán las personas para elegir los días de trabajo remoto.

De acuerdo con el informe «El futuro del trabajo: Esquemas de trabajo en Latinoamérica», de la firma JLL, una buena parte de las empresas en la región manifiesta la intención de migrar a un nuevo esquema laboral, de este universo, el 32% no lo tiene definido, un 12% evalúa una transición a un modelo más presencial y sólo 3% prevé una migración a un esquema más remoto.

“El futuro del trabajo aún está por definirse, pues la mitad de las empresas encuestadas señalaron que su esquema actual podría cambiar. Esto se explica en parte porque el 70% de las empresas enfrentan desafíos ligados con sus políticas de trabajo”, afirma Nuri Mouriño, directora de Occupancy Planning de JLL

Según la investigación, la mayoría de las compañías en Latinoamérica aún enfrenta retos en la implementación de nuevos modelos de trabajo, la mayoría se relacionan con incentivos para la asistencia a actividades presenciales.

Estos son los desafíos percibidos por las empresas para la transición a nuevos esquemas laborales:

  • Baja asistencia en la oficina
  • Conexión entre los nuevos empleados y la cultura organizacional
  • Retención de talento
  • Falta de espacios adecuados
  • Mala comunicación de políticas
  • Falta de herramientas digitales
  • Baja productividad

Por ahora, el esquema híbrido es el que más predomina en las compañías de la región; de hecho, se triplicó en comparación con la dimensión que tenía antes de la pandemia. Actualmente sólo una de cada cinco empresas demanda trabajo presencial cinco días por semana.

“La transición hacia esquemas de trabajo más flexibles es compartida por empresas de todo tipo. A nivel de sectores, las transiciones más pronunciadas hacia mayor flexibilidad se aprecian en las empresas de tecnología, consultoría y servicios profesionales y bienes de consumo. En contraste, las transiciones fueron menos pronunciadas para empresas de construcción y bienes raíces, ciencias de la salud y manufactura y logística”, destaca la firma en el reporte.

Sin embargo, parece que los modelos de trabajo seguirán adecuándose en los siguientes meses en la búsqueda del mejor esquema para la operación de los negocios. La transición de la presencialidad a lo híbrido es clara, “lo que aún no es claro para muchas empresas es cómo poder aplicar de forma correcta estos modelos”, indica JLL en su investigación.

La flexibilidad laboral seguirá en el debate
De acuerdo con el Workmonitor 2024 de Randstad, las nuevas dinámicas de trabajo flexible parecen ser permanentes, pero para este año se observa un mayor interés por retornar a actividades presenciales. “Los datos sugieren que el estira y afloja en el regreso a la la oficina persistirá en 2024 a medida que los trabajadores continúen exigiendo flexibilidad y arreglos que se ajusten a sus vidas personales”, señala la firma en su reporte.

En el caso de México, el 39% de las personas asegura que su empleador se ha vuelto más estricto a la hora de garantizar el retorno a la oficina, y otro 44% considera que su empresa espera que ahora los colaboradores pasen más tiempo en el centro de trabajo más que hace seis meses.

La firma Robert Walters identifica entre los motivos para el retorno al trabajo presencial aspectos como el impulso de la colaboración y la creatividad, la cultura organizacional y la cohesión de los equipos, los riesgos de ciberseguridad y retos en desempeño y productividad, “aunque esto puede depender en gran medida de la naturaleza del trabajo y la adaptación de la empresa a las nuevas formas de trabajo”.

En su Estudio de Remuneración, la firma de consultoría en reclutamiento reconoce que la flexibilidad laboral es un elemento deseado por los trabajadores, especialmente después de probar los beneficios de estos esquemas. “La inmersión en esta nueva dinámica laboral no solo proporcionó una solución momentánea, sino que también funcionó como un catalizador para repensar los paradigmas tradicionales de trabajo. Los empleados pudieron experimentar de primera mano cómo la flexibilidad mejoraba significativamente el equilibrio entre su vida personal y profesional”.

En ese sentido, la definición de nuevos modelos de trabajo es un asunto que no puede tomarse a la ligera. Robert Walters recomienda a las empresas realizar una evaluación interna que abarque desde la naturaleza de las actividades y la logística, hasta la escucha activa de los empleados.

“Encuestas, conversaciones individuales y análisis de datos pueden revelar patrones y preferencias. Además, mantener un enfoque flexible puede ser la clave: una combinación de trabajo remoto y presencial podría satisfacer las necesidades tanto de la empresa como de sus colaboradores, fomentando la productividad y la satisfacción laboral”, sugiere la firma.

Con información de Gerardo Hernández. Publicado en El Economista.
https://www.eleconomista.com.mx/capitalhumano/Remoto-hibrido-o-presencial-La-mitad-de-las-empresas-sigue-sin-definir-20240206-0140.html