Noticias

  • Inicio
  • Servicios
  • Noticias
  • ¿Qué tanto se ha visto afectada la capacitación en las empresas por la pandemia?

¿Qué tanto se ha visto afectada la capacitación en las empresas por la pandemia?

10 de Septiembre 2021

¿Qué tanto se ha visto afectada la capacitación en las empresas por la pandemia?

A pesar de la importancia del desarrollo de competencias tanto para el futuro profesional como para la supervivencia del negocio, el 56% de los mexicanos afirma que su empleador disminuyó las oportunidades de capacitación durante la emergencia sanitaria por la covid-19.

“El activo más preciado es el personal, pero el primer presupuesto que recortamos en una crisis es el de capacitación”, ironizó Isael Paz-Zimbeck, director del Soluciones Empresariales para Degreed. La escasez de programas de formación y desarrollo de talento es un problema que no sólo afecta a los trabajadores, también puede poner en riesgo la continuidad de las empresas.

En el mundo, hay múltiples ejemplos de empresas que no han logrado evolucionar porque no tienen el talento con las competencias necesarias para enfrentar los desafíos, o bien hay organizaciones que tienen claras sus metas, pero desconocen y carecen de las habilidades para alcanzar los objetivos, expuso el ejecutivo durante el encuentro Lo que debes saber sobre el Estado de las habilidades en 2021 del Congreso Internacional de Recursos Humanos de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh).

A pesar de la importancia que tiene el desarrollo del talento para el crecimiento y, en contextos como el actual, la supervivencia del negocio, los presupuestos para capacitación son los primeros que se reducen. De acuerdo con datos ofrecidos por Degreed, el 46% de la fuerza laboral global expresa que su empleador redujo las oportunidades de desarrollo durante la pandemia, en México esa proporción incrementa a 56 por ciento.

“Si queremos hacer un cambio y no estamos equipando a la gente para hacerlo, realmente estamos limitándonos a nosotros mismos a enfrentar un problema que no va a ser fácil de resolver en el corto y en el mediano plazo”, apuntó el ejecutivo.

La escasez de programas de entrenamiento no sólo afecta a los trabajadores y pone en riesgo su futuro profesional en un mercado cada vez más dinámico y digitalizado, la poca apuesta por el desarrollo de talento también puede afectar los resultados del negocio y, por lo tanto, su continuidad.

Según el reporte, el 41% de las personas afirma que su productividad disminuye cuando carece de las competencias adecuadas, un 22% asegura que la calidad de su trabajo no es buena y otro 46% refiere que es probable que cambie de empleo ante la falta de oportunidades de entrenamiento. Es decir, la escasez de programas de desarrollo merma la recuperación de los negocios.

“Si queremos ser extremos, las personas dejan de ser empleables y las empresas dejan de conseguir sus objetivos, dejan de ser rentables, y las comunidades en las que las empresas operan y las personas viven empiezan a tener problemas porque tampoco hay mucho impuesto para gastos de infraestructura. El efecto negativo de padecer o tener un hándicap en las habilidades es bastante impactante”, destacó el especialista.

La necesidad de entrenamiento
El informe El estado de las habilidades 2021 de Degreed identificó que seis de cada 10 personas en el mundo reconoce que la pandemia aceleró la necesidad de desarrollar nuevas competencias, la proporción disminuye ligeramente a 56% en México, aun así, nuestro país es la tercera economía con el número más alto entre las ocho que conforman el estudio.

En ese sentido, el 46% de las personas opina que sus competencias laborales básicas quedarán obsoletas dentro de cinco años y el 36% percibe que esta fecha de caducidad llegará en tres años.

“Muchas habilidades van a dejar de ser útiles en el próximo año. Pensemos lo que pasó con TikTok, Instagram o Snapchat, ahora hay roles profesionales, hay gente que se dedica a ser influencer. Hace cinco años nadie sabía que habría tecnología adecuada para ofrecer al público esas funciones y hoy hay carreras profesionales o microempresarios que sólo se dedican a eso, desarrollaron habilidades de manera inmediata”, expuso el especialista.

Pero el desarrollo de habilidades no sólo implica una fuerza laboral más preparada para enfrentar los cambios, también se traduce en colaboradores con mayor bienestar. El 55% de las personas afirma que la carencia de competencias hace su trabajo más estresante y otro 38% refiere que esto tiene un impacto negativo en su salud mental.

“No hay que perder de vista que la inversión en el desarrollo de nuestra gente va a regresarnos un crecimiento y una inversión en el desarrollo de nuestra organización y en las comunidades donde nos estamos desempeñando”, puntualizó Isael Paz-Zimbeck.

Con información de El Economista.