Skip to main content
Última actualización: 14 de junio de 2024
Inicio » Servicios » Noticias » Desempleo cerró el año en 2.6% y registró el mejor comportamiento de la historia

Desempleo cerró el año en 2.6% y registró el mejor comportamiento de la historia

28 de enero de 2024
NOTA

La tasa de desempleo tuvo su mejor desempeño anual de la historia, esto acompañado de la incorporación de más de un millón de personas a la población ocupada, crecimiento concentrado en la formalidad.

En el cierre del 2023, la tasa de desempleo se ubicó en 2.6% de la Población Económicamente Activa (PEA), y con ello, tuvo su mejor comportamiento anual de la historia. A lo largo del año, la desocupación se mantuvo constantemente por debajo del 3 por ciento, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

Con los resultados de diciembre, el desempleo tuvo un promedio anual de 2.8%, su mejor nivel en casi dos décadas. “Anteriormente, el mejor desempeño anual fue en 2022 con un promedio de 3.2% en 12 meses”, destaca Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

En los últimos 12 meses, la tasa de desocupación tuvo descensos profundos, en marzo el indicador llegó a un piso histórico de 2.4% y en la segunda mitad del año, las reducciones fueron frecuentes.

Al sumar a los “disponibles” de la Población No Económicamente Activa (PNEA), el desempleo extendido también tuvo un buen balance anual al disminuir de 10.9 a 9.9 por ciento. Esta es la primera vez en 46 meses que el indicador se ubica en una cifra de un sólo dígito, destaca Gabriela Siller.

El descenso del desempleo en diciembre está ligado a “una contracción de la Población Económicamente Activa (PEA) ante las festividades de fin de año”, afirma Juan Carlos Alderete, director ejecutivo de Análisis Económico y Estrategia de Mercados de Banorte.

Aunque en términos generales la población desocupada se redujo (-59,433), al interior de este grupo sí creció el número de personas que renunciaron a su empleo, renglón que incrementó en 78,682 renuncias.

El comportamiento en el desempleo estuvo acompañado de un crecimiento en los niveles de ocupación, en 2023 se incorporaron 1 millón 196,439 personas a un puestos de trabajo, esto permitió que la tasa de participación laboral creciera 0.2 puntos en un año, para ubicarse en 59.9%, la mejor cifra para un diciembre desde el 2019.

De acuerdo con lo reportado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el trabajo subordinado fue el único renglón con incremento en sus niveles de ocupación, casi duplicó el crecimiento global, mientras que el grupo de empleadores, trabajo por cuenta propia y trabajo no remunerado reportaron descensos.

De las personas que se incorporaron a un trabajo subordinado, el 86% lo hizo con prestaciones de Ley y el 52% con un contrato por escrito, un elemento importante para acreditar la relación laboral.

El aumento anual en la población ocupada estuvo concentrado en el sector formal, mientras que el empleo informal se redujo en 97,774 personas, esto contribuyó a una ligera disminución de la tasa de informalidad de 54.9 a 53.6 por ciento. Esta es la mejor cifra desde junio del 2020, señala Gabriela Siller.

Por género, la ocupación de mujeres creció al doble que la de los hombres. El empleo femenino tuvo un crecimiento anual de 2.7%, en el caso de los hombres, la cifra fue de 1.3 por ciento. El desempleo femenino también se posicionó ligeramente por debajo del promedio general.

Esto contribuyó a que la tasa de participación laboral femenina fuese la única con crecimiento en 2023 al pasar de 45.7 a 46.2%, en el polo opuesto, la participación de los hombres en el mercado laboral se contrajo 0.2 puntos porcentuales y se ubicó en 75.2 por ciento.

En cuanto a subocupación, este indicador tuvo un descenso mensual en diciembre y se ubicó en 7.6% de la población ocupada, su menor cifra desde marzo del 2023, pero en el balance anual registró un avance de 0.4 puntos porcentuales. El subempleo engloba a las personas que tienen la necesidad de ofrecer más horas de trabajo de las que el mercado laboral les garantiza.

De las 1.1 millones de personas que se incorporaron a una ocupación en 2023, una cuarta parte de ellas lo hicieron en condición de subocupación. Sin embargo, con el nivel observado en diciembre, el indicador se mantiene aún por debajo de su cifra previa a las afectaciones de la pandemia en el mercado laboral.

Sectores ¿Quién ganó y quién perdió?
El sector de agricultura, ganadería y pesca fue el único con saldo negativo, en el balance anual, las actividades económicas primarias eliminaron 439,421 puestos de trabajo, esto representó una reducción de un punto porcentual.

La contracción anual del sector primario fue de 6.5% y con ello, se profundizaron las pérdidas registradas en los dos meses previos, indica Gabriela Siller.

En cambio, las actividades industriales reportaron la creación de 652,415 plazas, al interior del sector secundario, la manufactura encabezó el crecimiento con el 87% de los empleos generados.

De todo el empleo creado en 2023, el sector de servicios lideró las ganancias. En las actividades terciarias aportaron 982,366, el comercio, el transporte y el gobierno, fueron los subsectores con mejor desempeño, sólo las actividades en restaurantes y servicios de alojamiento registraron disminuciones.

“Todas estas cifras son consistentes con una consolidación relevante del mercado laboral, apoyado por una demanda interna boyante y con algunos posibles cambios estructurales en juego, principalmente relacionados al efecto nearshoring”, dice Juan Carlos Alderete.

Con información de Gerardo Hernández. Publicado en El Economista.
https://www.eleconomista.com.mx/capitalhumano/Desempleo-cerro-el-ano-en-2.6-y-registro-el-mejor-comportamiento-de-la-historia-20240125-0049.html