Noticias

  • Inicio
  • Servicios
  • Noticias
  • Defensor COVID-19: nuevo rol en las empresas para reapertura

Defensor COVID-19: nuevo rol en las empresas para reapertura

24 de Mayo 2020

Defensor COVID-19: nuevo rol en las empresas para reapertura

Una especie de Zar anti Covid-19 es el nuevo rol que tendrán que definir las empresas en sus organizaciones antes de su reapertura. Quien lleve a cabo esta nueva función deberá supervisar que todas las medidas de seguridad e higiene para prevenir los contagios del coronavirus se cumplan en su centro de trabajo.

Los lineamientos para la reactivación del mundo laboral emitidos por las diferentes instancias del gobierno federal establecen la obligación de designar a una persona responsable de dar seguimiento a las nuevas disposiciones sanitarias.

“Asignar a un responsable dedicado a asegurar la correcta implementación de las medidas sanitarias” es uno de los requisitos establecidos tanto en los Lineamientos técnicos de seguridad sanitaria en el entorno laboral como en el Lineamiento nacional para la reapertura del sector turístico.

Ninguno de los protocolos considera que para designar a este supervisor se deba contratar a un profesional con algún perfil específico, por lo que las empresas pueden apoyarse en uno de sus actuales colaboradores para la asignación de esta tareas.

Obligaciones por sector
Las secretarías de Turismo y Salud dieron a conocer este miércoles las medidas sanitarias que deberán cumplir todas las empresas del sector turístico como restaurantes, hoteles, aeropuertos, líneas de autobuses y hasta parques recreativos, entre otros. Estas medidas son adicionales a los lineamientos generales presentados por el IMSS y las secretarias de Economía y del Trabajo.

A pesar de que, dependiendo la industria, las disposiciones pueden variar, hay lineamientos generales que deberán seguir todos los centros de trabajo involucrados en el turismo.

A partir del 1 de junio, además de designar a un responsable de garantizar la correcta implementación de las medidas sanitarias, las empresas deberán capacitar a sus trabajadores en el uso de equipo de protección personal, como cubre boca, careta facial y guantes.

Esta capacitación va desde enseñarle a los trabajadores el manejo adecuado del equipo hasta cómo desecharlo.

Además, las empresas del sector turístico estarán obligadas a contar con insumos suficientes en sus establecimientos para la sanitización de espacios, protección del personal, para la colocación de barreras físicas (si fuera el caso) y para mantener la higiene.

Todo esto “a fin de garantizar el retorno seguro de los trabajadores, clientes y proveedores a las actividades esenciales del centro laboral”, se puntualiza en el lineamiento nacional.

La sana distancia continuará en los centros de trabajo, evitando el contacto entre personas como el saludo de mano y beso, una medida que cambiará las dinámicas en el sector turístico, caracterizado por la atención cercana al cliente.

Sin embargo, la medida higiénica principal de prevención seguirá siendo el lavado de manos. Por ello, las empresas del sector turístico deberán garantizar el abasto de jabón líquido, en gel o espuma y con dispensadores de toallas de papel desechables (evitar por completo el uso de toallas de tela), botes de basura, papel higiénico, agua potable y gel antibacterial a base de alcohol al 70 por ciento.

La cuarentena será obligatoria para el personal que contraiga la enfermedad. “El trabajador que tenga confirmación de COVID-19, o haya estado expuesto al agente biológico infeccioso durante 14 días o el tiempo necesario para la recuperación, no se presentará a trabajar para evitar el contagio de la enfermedad en el centro laboral”.

La Secretaría de Turismo informó que este lineamiento se actualizará conforme vayan aprobándose nuevas recomendaciones y en tanto se vaya avanzando en las fases de recuperación y reapertura.

Con información de Factor Capital Humano, El Economista.