Skip to main content
Última actualización: 12 de abril de 2024
Inicio » Servicios » Actualidad RH » Recursos Humanos, ¿más cerca de la gente que nunca?

Recursos Humanos, ¿más cerca de la gente que nunca?

17 de marzo de 2023
MR

En una época en la que las personas han redefinido prioridades de vida, creencias, valores, actitudes, hábitos y expectativas, con una sobresaliente demanda de proximidad, ¿podemos permanecer de brazos cruzados en los equipos de Recursos Humanos? ¿Cuál es el nuevo paradigma al que debemos apegarnos?

La aceleración tecnológica y su poderosa transformación en las organizaciones es uno de los rasgos de evolución política, económica y social que más se miden y monitorean en la actualidad a nivel global.

Las bondades de la automatización, la Inteligencia Artificial, el análisis de datos, la web semántica, la realidad virtual y aumentada, el machine learning, las aplicaciones móviles y una larga lista de herramientas, contribuyen a agilizar una interminable lista de procesos y tareas que agregan valor.

En el ámbito de los Recursos Humanos y la gestión de talento, la transformación digital ha causado un impacto abrumador que se gestó primero en el plano de las actividades transaccionales y que ha modificado incluso la atención al colaborador y la comunicación organizacional.

Llegamos así a un obligado análisis de pros y contras puesto que, mientras por un lado se cuenta con más y mejores técnicas y herramientas de análisis de datos para conocer al trabajador como consumidor, quizá comprendamos con menor profundidad sus expectativas y necesidades.

Nos preocupamos más por obtener análisis de datos más refinados sobre la fuerza de trabajo y generamos clusters o categorías por edad, generación, sexo, etapa de vida, educación, historial laboral, evaluación del desempeño, experiencia y perfil psicográfico. Para obtener la información, recurrimos a sistemas de people management más y más sofisticados y, por supuesto, a la huella digital que dejamos las personas en chatbots y redes sociales.

Sin embargo, ¿de qué manera estamos capitalizando esta incuantificable acumulación de datos? ¿Qué objetivo de alto valor estamos satisfaciendo con estas colecciones y bibliotecas infinitas de información? ¿Nos están ayudando a conectar más y mejor a la gente con el propósito de nuestras organizaciones? ¿Atendemos de forma eficiente, suficiente y oportuna las necesidades más humanas del talento?

La pandemia de Covid-19 nos dejó claras evidencias de cuánto nos habíamos alejado de las personas. Desde luego, no podemos responsabilizar a la aceleración tecnológica y menos aún a la transformación digital. No obstante, una mayor automatización o uso de la Inteligencia Artificial no siempre nos permiten elevar el grado de proximidad si desde el origen no se antepone la empatía como un eje diferenciador.

Entonces, en una época en la que las personas han redefinido prioridades de vida, creencias, valores, actitudes, hábitos y expectativas, con una sobresaliente demanda de proximidad, ¿podemos permanecer de brazos cruzados en los equipos de Recursos Humanos? ¿Debe continuarse con fe ciega por la ruta de la automatización de procesos y la transformación digital de la experiencia del colaborador? ¿O cuál es el nuevo paradigma al que debemos apegarnos?

En Amedirh observamos que una de las prioridades para los líderes de empresa consiste en recuperar la calidez y la empatía en la organización. Atender esta inquietud es, de manera indudable, una responsabilidad de la función de Recursos Humanos.

Si bien el clima organizacional es el resultado de la suma de todas las interacciones sociales, profesionales y laborales en la empresa, también es cierto que el contenido, la forma y el tono de las conversaciones y modos de relacionamiento contribuyen a crear condiciones que permiten que personas y proyectos prosperen.

Luego entonces, vale mucho la pena retomar el cultivo de la trama social que permite conocernos, generar confianza, tender redes de soporte y ser considerados con los demás. La aceleración tecnológica y digital todavía no es capaz de ayudarnos a generar ese tipo de transformación.

El propósito, la visión, los valores y el marco ético de la empresa son posibles gracias a la saludable interacción de las personas. ¿Por qué no darnos a la tarea de recuperar ese contacto humano que nos distingue de las tecnologías? ¿Por qué no reconsiderar que detrás de todas y cada una de nuestras acciones debiera existir una sólida vocación social?

No olvidemos que entre más digitales seamos, estamos llamados a ser más humanistas. Primero la gente para luego generar resultados de alto impacto.

*El autor es Director General de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (@Amedirh)

Publicado originalmente en EL ECONOMISTA.
https://www.eleconomista.com.mx/capitalhumano/Recursos-Humanos-mas-cerca-de-la-gente-que-nunca-20230312-0001.html