Blog Recursos Humanos

Generic filters
Buscar solo en:
Seleccionar todas las categorías
Recursos Humanos
Sector Energético en RH

7 acciones para motivar el comportamiento positivo

Es frecuente que en la empresa haya falta de motivación en quienes la integran. Esta realidad, poco deseable, requiere de intervención rápida y eficaz por parte de los empleadores.

La palabra motivación proviene del latín motivus (movimiento) y el sufijo –ción (acción o efecto); es decir, lo que mueve al individuo a realizar una acción o conseguir un efecto. Siendo esta la fuerza que dirige y mantiene el comportamiento de una persona tanto en su vida privada como profesional, es necesario incentivarla para mantenerla al máximo de forma constante.

Uno de los métodos más utilizados para lograr el objetivo es la transformación de los comportamientos a través de recompensas o penalizaciones.

En el trabajo se debe procurar incentivar las conductas que lleven a consecuencias positivas para la empresa y frenar, en la medida de lo posible, aquellas que propicien el efecto contrario.

En consecuencia, el plan para la modificación del comportamiento de los colaboradores, consistirá en recompensar a aquellos cuya actuación contribuya a la obtención de las metas de la organización.

El reforzamiento positivo aumentará la probabilidad de que se repita un comportamiento deseable determinado, dando recompensa a las personas por responder afirmativamente hacia el cambio que se quiere conseguir, en vez de repetir al que están habituados.

Para que el reforzamiento positivo pueda emplearse de manera correcta, se precisa seguir algunas recomendaciones (Sum Mazariegos, 2015) que a continuación se presentan:

1. Expresar con toda claridad cuál comportamiento conducirá a una recompensa. La precisión en las normas, ayudará a que todos comprendan la dinámica y evitará los malos entendidos posteriores.

2. Elegir la recompensa apropiada. Incentivos pequeños para una acción grande no motivarán al personal; mientras que estímulos grandes para acciones pequeñas causarán malestar e incluso confusión en el equipo. La justa medida es siempre la respuesta

3. Conceder recompensas con frecuencia variable. La variabilidad de la recompensa, es decir, presentarla en ocasiones especiales, la hará más apetecible como y prevendrá que los empleados la exijan como parte de su remuneración habitual.

4. Hacer que la recompensa siga de inmediato a la conducta observada. Esta acción facilitada el condicionamiento y refuerzo positivo.

5. Hacer que la recompensa corresponda al comportamiento. La nueva conducta positiva no prevalecerá si la recompensa se otorga sin rigor, es decir, si se le facilita al colaborador a pesar de no haber mostrado la conducta o acción deseada.

6. Lograr que las recompensas sean visibles. Con este punto, el equipo se motivará al comprobar que el incentivo es real y aumentará la probabilidad de que se reorienten hacia él.

7. Cambiar la recompensa cada cierto tiempo. De esta forma el interés será constante e incluso podrá ganarse el de diferentes tipos de colaboradores.

Redacción Amedirh.

3 2 votes
Article Rating

compromiso, motivación, orientación a resultados, Recompensas, Refuerzo positivo

Suscríbete
Notificación de
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Blog Recursos Humanos | AMEDIRH
E-mail
contacto@amedirh.com.mx
Copyright© 2019 Todos los derechos reservados