Revista CREANDO VALOR RH = AMEDIRH =

Talento para la innovación asunto de RH 16 La creatividad y la innovación conforman parte de la riqueza cultural de las naciones pues resi- den en sus pobladores y en las organizaciones que conforman para producir bienes y servicios; así lo reconoce la Organización de las Naciones Unidas y afirma que el talento humano y las ideas que genera son, por derecho propio, uno de los patrimonios intangibles esenciales en el siglo XXI. Sólo por hacer una referencia, las industrias creativas (artísticas, de entretenimiento e infor- mativas) producen 2.25 mil millones de dólares en impuestos y 29.5 millones de puestos de tra- bajo en todo el mundo. En gran medida, el éxito de este sector, recono- cido con sendos programas de apoyo del Fondo Monetario Internacional y el Banco Interameri- cano de Desarrollo, se debe a que en él participan individuos que se asumen con un alto potencial creador. No necesariamente ocurre así en otros ámbitos y esto, al menos en parte, es una oportu- nidad de oro para la función de RecursosHumanos. Organizaciones abiertas a la innovación La mayoría de las corrientes de la psicología cognitiva coinciden en que todos los seres huma- nos son, potencialmente, una fuente casi inago- table de ideas. Estas surgen a todas horas y res- ponden a diversidad de estímulos. Sin embargo, su valoración o apreciación dependen del contexto en el que se producen, desarrollan y comunican. Aún cuando en la conversación de las empresas se escucha, muy a menudo, que la innovación es una de las mayores preocupaciones de la alta dirección, siguen existiendo prácticas organiza- cionales adversas que censuran la generación de ideas. En consecuencia, la participación de los colaboradores se ve muy acotada y, en ocasiones, es inexistente. Más allá del esquema de Investigación y Desarrollo, el que genera patentes, se mane- ja bajo estricto secreto industrial y es recono- cido como un estándar mundial en las grandes manufacturas, la recomendación de la mayoría de los organismos internacionales apunta ha- cia la innovación abierta y colaborativa. ¿En qué consiste? En esta modalidad, se alienta a las personas y em- presas a generar una amplia red de ideas para pro- ducir nuevos productos y o servicios nunca vistos. En una primera instancia, el conjunto de propues- tas debe tejerse partiendo del principio de la no propiedad, es decir, que el planteamiento y el de- sarrollo es resultado de la contribución del equipo. En sí misma, difícilmente una idea se convier- te en una innovación de manera inmediata. David Kelley, speaker internacional y fundador de IDEO, laboratorio de creatividad y diseño, re- conoce que todo comienza por una proposición, a veces descabellada o sin brillo; pero que es con la colaboración de las demás personas como se llega a robustecer hasta que cobra vida. De acuerdo con Kelley, autor de libros como Creative Confidence: Unleashing the Creative Potential Within Us All, uno de los pasos más complejos con- siste, precisamente, en que las personas pierdan el miedo a proponer algo o, peor aún, a la censura. Por: Amedirh CreandoValorRH | Mayo - Junio 2019

RkJQdWJsaXNoZXIy MTI3NTM=